“La Transmutación de los Valores”

“Tu escala de valores habla de ti, no aquella que recitas, sino aquella en la que habitas” JR

LOS REYES PRESIDEN LA INAUGURACION DE LA TEMPORADA DEL TEATRO REAL

Nietzsche denunciaba antes de la Segunda Guerra Mundial cómo los valores habían cambiado en una sociedad ciega de moralidad, que cayó de pronto en una inmoralidad igual de profunda.

Hoy los valores vuelven a estar transmutados y se valora a las personas por sus frivolidades, mas que por sus logros. No es que el logro no se aprecie, sino que aquello que antes significaba un logro, hoy ha cambiado de objeto.

Un logro se refiere hoy a tu actividad y a tu éxito y a toda la frivolidad que le acompaña. El logro que antiguamente hablaba de la obra maestra de un ser humano, que era su vida, hoy sólo nombra a sus posesiones y a su fama.

Para observar la transmutación de los valores yo me he inspirado en el escritor y en la princesa. Sólo un ejemplo de los muchos que hay, de cómo los valores han cambiado.

Vargas Llosa es un escritor de fama mundial, conocido por sus libros y por su premio Nobel de Literatura, aunque su mente sea en realidad la de un político economista. Un escritor que no ha dejado detrás de su obra, ningún indicio de haberse convertido en un mejor ser humano. Como si las letras no le hubieran cavado un alma, como suele pasar con todos esos artistas que crecen junto a su obra. Porque presienten que detrás de cualquier obra, reside la verdadera obra; una vida que debe enriquecerse con el don.

La astucia literaria de Vargas Llosa basada en su propia vida de engaños y traiciones, refleja perfectamente como un político es capaz de transformar la mirada de una sociedad y hacerse rico en base a su ceguera. Logrando con su admiración, mutar los valores de la literatura, que lejos de despertar conciencias las duerme.

No es casual que este escritor camine hoy junto al emblema de la frivolidad española, la respetada señora Presley, una aceptada y reconocida trepadora del jet set, que representa el estandarte mas elevado de la sociedad. Un vacío existencial que transita las portadas al borde de la anorexia y la ambición, pero siempre a la moda. Un ser que se niega a envejecer, con la misma resistencia con la que se ha negado a crecer.

Y así va la pareja del momento; el escritor y la princesa, como dos estandartes de la transmutación de los valores. Admirados y envidiados por aquellos que les observan como el nuevo ejemplo del logro, en dónde el valor no está puesto en hacer nacer un alma, sino en evitar la responsabilidad de todo ser humano. Optando sólo por envejecer pareciendo joven y por morir sin haber crecido.

JR

 

“Un escritor capaz de cavar hondo y de crear  su propia alma a través de la palabra, no necesita premios Nobel, porque vive dentro de aquel que le ha leído y que ha atesorado ese proceso, siendo testigo del milagro”   JR

( A Kafka)

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s