“Alabar al Islam desde el Starbucks”

T8roeBHm-4500-3000

Se ha puesto de moda presumir de tolerante e ir por la vida cantando el leít motiv de Lennon, con su “Let it be” tan pegadizo, porque la pasividad budista ha invadido a un Occidente capaz de amoldar cualquier doctrina a su antojo y conveniencia.

Las técnicas hindúes nos sirven a los occidentales para presumir de un cuerpo perfecto y también para evitar cualquier proceso intelectual desgastante, pero siempre intentando no desviarnos del mundo capitalista y consumista por demasiado tiempo.

Se practica meditación una hora, yoga un poco mas tarde, luego asistimos a la conferencia del gurú de moda que nos instruye en cómo hacernos ricos en 5 minutos y por la noche leemos el libro que tenemos en la mesilla de luz sobre las técnicas de engaño imprescindibles para agradar a todo el mundo.

Uno consume ideología extranjera como si fuera Coca Cola light, pero siempre acomodado en el sillón de un Mac Donalds con wifi y aire acondicionado.

Ser un millenial completo consiste en aprender a combinar a Oriente y a Occidente a tu conveniencia y sin ahondar demasiado en su realidad y circunstancia.

Maradona alaba el comunismo cubano desde una suite en el piso 56 en Dubái y pondera la política alimenticia venezolana, aunque su propio cuerpo refleje una vida devota a los excesos.

El Papa católico nos habla de la bendición de la pobreza, mientras encubre las cuentas bancarias millonarias del Vaticano y apoya a quienes defienden y alaban la paz del Islam desde un Starbucks en Palo Alto.

Ser comunista es fácil cuando no has sufrido a la KGB ni la pobreza, ser hindú es divertido cuando no has pertenecido a la casta de los sudras, ser católico es interesante si no has sido excomulgado por homosexual o divorciado y ser pro islamista es cool, si no has visto apagarse tus libertades a través del agujero de un burka durante el gobierno de Jomeini en Irán, o no estabas en el puente de Londres la semana pasada.

Mientras sea otro quien sufra la ideología, tú puedes apoyarla y cantar el ” Let it be” mientras un chico gay paquistaní de 20 años te prepara tu caramel machiato con leche sin lactosa y café sin cafeína.

Luego puedes continuar con el “Imagine all the people…” mientras te comes un muffin de cranberries de harina integral sin levadura, despatarrado en el sillón del Starbucks y alabando las bondades del Islam a través de tu iPhone 6 XL, para luego volver a casa renovado, luciendo tu camiseta del Che y tu mala de madera en la muñeca y sintiendo que eres la reencarnación de Jesús el nazareno viviendo en California.

JR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s