«Los Valores de las Pelotas»

Querido diario:

Después de terminar con mis posteos lacrimógenos en Twitter y Facebook, sobre la angustia que siento por la guerra de Ucrania, por el calentamiento global y por el dolor del inmigrante ilegal que llega a Texas vestido de Adidas, sintonizo finalmente con mi cara real, esa que se esconde detrás de cada hipócrita y me encuentro por fin, con la alegría por la pelota.

Ya he posteado sobre todo aquello que considero como políticamente correcto, (eso que los medios de comunicación me indican y la sociedad espera de mi), como es el odiar a Trump, despreciar a Elon Musk, la obligación de ponerse urgentemente la quinta dosis de una vacuna en pruebas y culpar a Putin de todas las demás cosas.

Ahora me tomaré un descanso y sintonizarė el canal en donde pasan el mundial más caro de la historia, que transcurre en un país islámico y en donde las mujeres no pueden conducir, destaparse la cabeza en público o salir de su casa sin un hombre, y donde los inmigrantes no pueden ir al baño sin pedir permiso y sin custodia y mueren en el anonimato de una cuneta, mientras construyen bellísimos estadios de fútbol.

Bueno, no nos espantemos, porque así se construyeron todas las grandes maravillas del patrimonio de la humanidad. ¿O no?

No hay nada nuevo bajo el sol, por lo menos, no hasta que venga un socialista, al que le convenga sacar a la luz en campaña, que la esclavitud es el nuevo mal del siglo 21.

Día a día sigo asombrándome de la capacidad de racionalización que tiene el ser humano.

Mi cerebro es capaz de manipular cualquier realidad y acomodarla según mi conveniencia.

«Serán sólo 90 minutos», me digo a mi mismo.

Al fin y al cabo es un partido y ya que estoy, aprovecho también para sentirme un patriota.

Ni eso soy, porque al país le tengo un asco terrible y por las dudas, también el dinero fuera… pero por 90 minutos me abrazo a un compatriota y hasta me tapo con su bandera, pero sólo por la pelota.

Juro que hace un par de meses, si veía al mismo compatriota circular sin mascarilla o sin vacuna, llamaba a la policía para que lo arrestaran. Pero resulta increíble, el poder de unión y de solidaridad, que le aporta a uno, un balón.

Hay momentos en que la conciencia me vuelve, pero entonces, rápidamente me consuelo viendo a los pacifistas, a los veganos, a los socialistas, a los independentistas catalanes que van con cualquier equipo que no sea España, a los ecologistas, a las feministas, a los apostóles fanáticos del distanciamiento social y de los derechos humanos, a los embajadores de los derechos LGTBI y a los de la vacuna obligatotia, al Emir y al Vaticano; sintonizar todos juntos el mismo mundial y todos, sin ningún remordimiento.

Mal de muchos, ceguera de todos. Sí…como los confinamientos y la represión actual en China.

Me repito como justificación a mi indiferencia, que los chinos siempre fueron muchos y contaminaban demasiado el planeta y que «a lo mejor se lo merecen»,  como cantara Alejandro Sanz, mientras el CEO de la manzana roja les bloquea el Airdrop, para que sigan aún más aislados e indefensos y nosotros, igual de ciegos.

Luego nos asombramos de que los campos de concentración nazis no le importaran a nadie en 1943. ¿Le importa a usted acaso, lo que estén sufriendo hoy los chinos? Seguramente le importen más los ucranianos porque son altos, rubios y de ojos azules. Y aunque lo diga en alto, nadie le acusará de racista porque la guerra de Ucrania es políticamente correcta y económicamente muy conveniente. No así, la lucha por la libertad de expresión en China.

Por la «democracia» de los ucranianos llegaríamos hasta la tercera guerra mundial; pero por la libertad de expresión del pueblo oprimido chino, ni a la esquina, porque Biden tiene un affair secreto con Xi, que rogamos que el pajarito azul no destape.

Mientras sintonizo el canal de cable, me entran noticias nuevas sobre Irán: muy pronto ejecutarán a los detenidos en las protestas en contra del asesinato de Mahsa Amini, asesinada por tener el velo mal colocado. Son los pequeños detalles oscuros que tiene «la religión de la paz», ahora también con el permiso de Biden para obtener la bomba nuclear; pero si hay fútbol, vamos todos. Yo nunca fui racista, ni político, ni religioso, ni discriminė a nadie. Mi ideología es el balón. De oro, por supuesto.

Aunque usted no lo crea, a la ceguera hay que publicitarla y protegerla mucho, cueste lo que cueste. Los rusos y los nazis llamaron a este proceso «propaganda», latinoamérica le llama «fútbol para todos», los americanos la impusieron desde el parvulario como»Critical race Theory» y los chinos le llaman «Tik Tok».

Por suerte, de financiar la ceguera se ocupan los gobiernos con sus impuestos, los subsidios, los mundiales y los empresarios corruptos, junto a todas sus organizaciones y de la mano firme de los medios de comunicación.

Menos, el del canario azul de Elon Musk, y es por eso, que le odiamos tanto. ¿Quién osa hoy en día, promover la libertad de expresión? ¿A quién se le ocurre semejante disparate?

¡Sólo un loco de atar como Musk entra a su nueva compañía con un lavamanos, en un mundo plagado de Poncios Pilatos! ¡A la hoguera! ¡Menudo facha resultó ser el creador del Tesla!

Pero eso sí, con pelotas. Ya avisó en un tweet, que si lo encuentran suicidado, no fue él. Habrá que pensar en otras opciones muchachos. Seguro que ideas no les faltan. Dediquen las navidades a preparar sus venganzas, igual que hacen cada día con Trump. Sin descanso. ¡A por ellos!

Vuelvo a la tele y me repito a mi mismo, que siempre en toda dieta existe un día libre; el día del permitido le llaman; ese día en el que uno se atiborra de todo aquello de lo que renegó durante la semana. Igual que esos asesinos seriales o esos depredadores sexuales, que cada cierto tiempo, se dan un gusto. Pero el resto del mes, juegan a ser niños buenos.

Da igual, porque ahora gracias a las nuevas leyes que redacta una ministra sin estudios de derecho y feminista, ex cajera de un supermercado en España, todos los violadores salen libres, «si o si», después del acto. Despreocúpese.

Me convenzo de no hay nada peor que la culpa y eso sólo lo sabemos bien, aquellos que la sembramos cada día a través de las redes sociales y a conciencia.

Ya habrá tiempo para seguir llorando por Zelensky y por las mujeres oprimidas del régimen talibán, ya habrá tiempo de seguir echándole la culpa a la gente de bien por el calentamiento global, el racismo, el machismo, el contagio del coronavirus, el frio, el calor, la lluvia, el alto índice de criminalidad en el metro de Nueva York, la esclavitud del Imperio Romano, la corrupción política y la inflación de los rusos.

Hoy es día de mundial, hoy es mi día libre, mi permitido.

Y como diria el Diego: «pelota mata valor» o quizás, estos sean los valores de las pelotas.

JR

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s