“Más allá del Aburrimiento”

AFCAEB06-7F40-4CC8-89D4-2343A7D3A35E

Hay pocas cosas a las que se tema más en nuestros tiempos (abocados a la novedad y al cambio permanente)  que al aburrimiento.

Muchos dicen que el aburrimiento es la semilla del mal, y que de tanto estar quieto, comienza uno a tramar maldades; eso si consideramos que sólo es actividad aquel hacer que involucra al movimiento del cuerpo, porque conozco a quietos más activos que cualquier maratonista.

Estudios científicos demuestran que el aburrimiento se manifiesta tanto en reposo como en movimiento, ya que la gente se aburre igual, estando sentada, acostada, andando, que estando de viaje o en casa.

También se manifiesta en reuniones sociales, en horario de trabajo, en vacaciones, en la playa, en la montaña o en misa; amoldándose a cualquier ocasión en que se sufra una desconexión profunda con aquello que sucede fuera.

El aburrimiento se experimenta en ocasiones como un picor intenso y provoca una urgencia por moverse de la situación en la que uno se encuentra para ir hacia otro sitio; aunque en la mayoría de ocasiones, uno no tenga esa posibilidad y deba mantenerse aprisionado en el picor de la urgencia y sin remedio.

Ante el acecho del temido aburrimiento existen múltiples y posibles reacciones; el hábil llama enseguida a un amigo, a su psicoanalista o al abogado de divorcios u organiza algún tipo de entretenimiento de emergencia; se conecta como hater, cotilla u opinólogo especialista en alguna de las redes sociales, o inventa algún otro recurso para escapar como puede.

Pero hay un tipo de persona que cuando aparece la necesidad de huir aguanta y espera; como si supiera que atravesándola llegará a algún otro sitio; porque presiente que el aburrimiento es esa espera necesaria hacia un viaje feliz. 

Ir más allá del aburrimiento es el trabajo del pensador, del científico, del filósofo, del estudioso, del místico y del artista; esos que se dejan caer dentro del pozo, porque presienten que allí es en donde se encuentra el país de las maravillas. 

JR

 

“¡Qué sería de la creatividad sin el aburrimiento y qué sería del aburrimiento sin los creativos!” JR 

“Los Amigos de la Fortuna”

3A47E688-D1EC-4EEA-AB52-7B06420B41C1.jpeg

En algunas ocasiones la fortuna nos hace una visita y pasa un tiempo con nosotros; pero en otros momentos nos abandona de repente sin siquiera darnos una explicación.

Esto sucede porque su forma es circular y el movimiento que conoce es giratorio, impredecible y temerario.

Cuando la fortuna aparece en nuestras vidas creemos que será eterna y que gozaremos de sus placeres para siempre; pero ella no suele ser estable y cambia de dirección a menudo; se mueve como una dama itinerante que viaja sin apegos y abandona a quienes le aman sin ningún remordimiento.

En su presencia las bendiciones abundan, los afectos proliferan y las amistades se multiplican, mientras la dependencia de aquel que se cree incapaz de subsistir sin ella, crece silenciosamente abrazada al apego.

Pero cuando la fortuna se marcha un día cualquiera sin avisar, y sin dejar siquiera un número de contacto en donde poder localizarla, todo lo que construimos sobre ella se derrumba.

Con ella se van hasta los amigos; y uno comprende entonces que esos amigos tampoco eran los nuestros, sino los amigos de la fortuna. 

 

JR

“ La fortuna al marcharse, se lleva consigo todo lo falso y deja al descubierto lo verdadero” JR

 

 

 

 

 

“Seres luminosos»

 

Nadie es luz de sí mismo; ni el sol.” Antonio Porchia. 

82F6C485-5288-46A6-8325-6199EF280A58

Los seres luminosos son aquellos que cuando se alejan, sientes que te apagas. Y nunca sabes si son ellos los que desprenden luz, o si son los que hacían  brillar algo en ti.  

Se parecen a los dioses griegos porque tienen algo de dioses y mucho de humano y también poseen algo del dios cristiano en la capacidad que tienen para resucitar y reinventarse ante los fracasos y levantarse de las caídas.

No siempre son amables o nos agradan,  pero cuando aparecen iluminan aunque no quieras mirar o prefieras permanecer con los ojos cerrados.

Tienen también algo de extranjero porque no logras encajarles nunca en ningún sitio, ni definirles jamás por completo, ya que siempre están en movimiento aunque te parezca que están quietos.

Tienen algo de ausentes y sin embargo su presencia se queda contigo a pesar de la distancia y se resisten a creer que les necesitas porque en su mirada te reflejan tan endiosado que hasta tú, que te sentías apagado, sientes al verles que lo iluminas todo.

No son maestros y se resisten a serlo, porque lo que ellos poseen no se enseña  ni se aprende, sólo se contagia.

JR

 

“Todos los días del mundo existe una forma de resucitar”  TanBionica

“La Preparación”

F24736FA-AFC1-4487-8E8E-BEB71DC87CFA

Se detuvo en el semáforo en rojo y mientras esperaba que apareciera la luz verde se puso a pensar en que llevaba ya 10 años preparándose para morir.

Cuando era joven se preparaba para la vida y al cumplir los 60 y detectársele el cancer, decidió que era el momento de ir preparándose para la muerte.

Entre una preparación y otra había ido pasando la vida y se preguntaba si alguna vez había vivido siendo consciente de que vivía. O si vivir era simplemente eso; una constante preparación para algo distinto.

Entre preparación y preparación sucedía la vida, algo que sólo somos capaces de percibir en perspectiva, como si la vida  necesitara de una distancia para ser vista.

Sólo desde la cercanía con la muerte que le había ofrecido la enfermedad había sido capaz de verla.

Uno toma conciencia de que ha vivido cuando mira hacia atrás, pero rara vez es capaz de percibirse “viviendo”, porque el “viviendo” siempre sucede mientras nos preparamos para otra cosa.

Y distraídos vivimos de preparación en preparación, sin saber que eso es la vida; una preparación.

 

JR

“ Como siempre me preparo para lo que debería sucederme, no me hallo preparado para lo que me sucede, nunca.” Antonio Porchia.