“Más allá del Aburrimiento”

AFCAEB06-7F40-4CC8-89D4-2343A7D3A35E

Hay pocas cosas a las que se tema más en nuestros tiempos (abocados a la novedad y al cambio permanente)  que al aburrimiento.

Muchos dicen que el aburrimiento es la semilla del mal, y que de tanto estar quieto, comienza uno a tramar maldades; eso si consideramos que sólo es actividad aquel hacer que involucra al movimiento del cuerpo, porque conozco a quietos más activos que cualquier maratonista.

Estudios científicos demuestran que el aburrimiento se manifiesta tanto en reposo como en movimiento, ya que la gente se aburre igual, estando sentada, acostada, andando, que estando de viaje o en casa.

También se manifiesta en reuniones sociales, en horario de trabajo, en vacaciones, en la playa, en la montaña o en misa; amoldándose a cualquier ocasión en que se sufra una desconexión profunda con aquello que sucede fuera.

El aburrimiento se experimenta en ocasiones como un picor intenso y provoca una urgencia por moverse de la situación en la que uno se encuentra para ir hacia otro sitio; aunque en la mayoría de ocasiones, uno no tenga esa posibilidad y deba mantenerse aprisionado en el picor de la urgencia y sin remedio.

Ante el acecho del temido aburrimiento existen múltiples y posibles reacciones; el hábil llama enseguida a un amigo, a su psicoanalista o al abogado de divorcios u organiza algún tipo de entretenimiento de emergencia; se conecta como hater, cotilla u opinólogo especialista en alguna de las redes sociales, o inventa algún otro recurso para escapar como puede.

Pero hay un tipo de persona que cuando aparece la necesidad de huir aguanta y espera; como si supiera que atravesándola llegará a algún otro sitio; porque presiente que el aburrimiento es esa espera necesaria hacia un viaje feliz. 

Ir más allá del aburrimiento es el trabajo del pensador, del científico, del filósofo, del estudioso, del místico y del artista; esos que se dejan caer dentro del pozo, porque presienten que allí es en donde se encuentra el país de las maravillas. 

JR

 

“¡Qué sería de la creatividad sin el aburrimiento y qué sería del aburrimiento sin los creativos!” JR 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s