“EL FANATICO QUE LLEVAMOS DENTRO”

Dicen que el mundo es un reflejo de nosotros mismos.

Por lo cual, el autoconocimiento, es clave para entender este mundo, que hemos creado a nuestra imagen y semejanza.

“Así adentro, así afuera”,  nos recuerda que el mundo, es una consecuencia de un montón de gente que siente igual.

Ver las noticias del mundo, es quizás la evidencia mas clara, de que la humanidad esta perdida, una vez mas, en un sinfín de fanatismos, que oscurecen cualquier tipo de salida.

Ver el  mundo, es verME.

Y esta mirada critica de la realidad, debería, siempre ir acompañada, de una profunda y sincera mirada autocrítica.

“Así es el mundo”….dice mi voz.

Y el eco de mi voz le responde: “Así eres tu”.       ( A. Porchia)

¿No es al final el mundo, un reflejo de lo que somos, cada uno de nosotros?

Cuando leo el periodico cada mañana, me veo inmersa en un mundo de fanáticos, en donde yo también, soy parte de este fenómeno.

Los titulares se llenan de fotos de fanáticos religiosos, nacionalistas, independentistas, fanáticos de izquierda, de derechas, de ecología, de derechos humanos, de sindicatos…

Los fanatismos, son el sintoma de esta humanidad desequilibrada, en la que vivimos; en donde el equilibrio sigue siendo una utopia.

Pero estos, no son los únicos fanáticos.

Hay fanatismos mas peligrosos que otros, por supuesto, y son aquellos, que  intentan imponer su propio fanatismo a los demás.

Mientras que otros, son solo autodestructivos.

Aunque considero que ninguna autodestruccion es inofensiva para el entorno. La autodestrucción, aunque individual, siempre afecta a aquellos, a los  que tenemos mas cerca.

“Todo” se ha convertido en fanatismo, últimamente.

Tenemos a los fanáticos de la moda, de los gimnasios, del deporte, los fanáticos de la comida sana,  de las dietas, de las vitaminas, de la tecnología, del yoga, de la naturaleza, de la espititualidad y  también, a los fanáticos de la indiferencia.

Están los fanáticos de los viajes, de los coches, de las armas, del reality show, de la belleza, o de la limpieza.

Y también los fanáticos de las enfermedades y de las fobias, los fanáticos de las redes sociales, del like, del retweet, de la selfie, del sexo y de los juegos on line.

Los fanáticos del feminismo, del pacifismo, del burka, del crucifijo, de la eterna juventud, de la maternidad, del aborto y del no al aborto, del trabajo o del subsidio.

Y  contamos además, con los fanáticos de los eventos sociales y de las tradiciones inamovibles, los fanáticos de la información, de la intelectualidad, de las palabras difíciles y del consumo.

Los fanáticos de los dogmas y de las recetas mágicas, los fanáticos de la fama, del éxito, del dinero y del que dirán…

Pero el problema no son las cosas. ¡El problema somos nosotros!

Parece que no sabemos utilizar las cosas adecuadamente, dejando que rápidamente sean éstas, quienes nos utilicen a nosotros.

Y así es, como terminamos siendo, esclavos de aquello, que creamos para servirnos. Esclavos de las cosas y esclavos de las ideologías.

Todos llevamos a un fanático dentro, y no hay nada mas sencillo que activarlo.  Con  un solo empujón, basta.

El fanatismo es  como un pequeño botón que todos llevamos dentro.  Tan sensible, que un solo roce, es suficiente para encederlo.

Somos propensos al fanatismo.

Y descubrirlo, es quizás, el primer paso, para entender, cuales son las “carencias” que lo generan.

Cuando comprendo mis  propias carencias, aquellas que generan mis propios fanatismos, soy recién capaz,  de comprender las tuyas y de comprender las de todos aquellos, a quienes no entiendo.

“Conócete a ti mismo” decía Sócrates… y conocerás el mundo.

Porque solo conociendo el mundo, con una profunda humildad y una profunda autocrítica, seremos capaces de cambiarlo.

¿Como?

Descubriendo esas carencias.

Esas que encienden el botón de nuestro fanático en potencia.

E intentar suplir esas carencias, para que ese botón, tan sensible y destructivo, ya no se encienda.

JR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s