“Llamando a las puertas equivocadas”

89-poster-luz-interior

Dios vivía en un pueblo lejano con su hijo. Cada día las multitudes se abarrotaban frente a su casa para pedirle favores. Dios aguantó estos abusos por un  tiempo, hasta que un día, ya no pudo más y le sugirió a su hijo mudarse, para poder así escapar de las incesantes peticiones y  de los reclamos a los que se veía diariamente sometido.

” Me culpan de todo aquello que sucede y nada de lo que tienen les es jamás suficiente”_ le explicó  Dios a su hijo. “Nadie está contento con lo que le ha tocado y sea esto poco o mucho, siempre me convierten a mí, en el responsable de todas sus desgracias”_

Su hijo propuso mudarse a una montaña lejana pero Dios supuso que las multitudes no tardarían en llegar hasta allí,  para tocar nuevamente a su puerta y  continuar con sus reclamos. Y  así tendrían que seguir mudándose una y otra vez.

Dios no veía solución a este problema y presentía  que cualquier lugar en el que intentara esconderse sería prontamente descubierto. Pero un día, su intuición le susurró una peculiar sugerencia _ “Escòndete dentro de ellos,  ya verás que allí  nunca te buscarán”Dios reconoció que la idea era brillante y encontró así la solución a su problema.

Los hombres, incapaces de buscar a Dios en si mismos, optaron entonces por construir casas vacías e imágenes variadas, para poder así seguir llamando a alguna puerta, pidiendo favores y exigiendo responsables.

Nuestra cultura nos ha aportado a un Dios que existe fuera del hombre. Un Dios al que acudimos para pedir y al que hacemos responsable de nuestra infelicidad. Hemos aprendido a tocar todas las puertas, de un Dios que sólo intenta mudarse para huir de nuestros reclamos y  de nuestras exigencias constantes.

Permanecemos aún siendo incapaces de encontrarlo dentro del hombre que nos conforma y  de aquel que nos rodea. E incapaces de descifrar los mensajes  y de interpretar los símbolos hemos dibujado a  palomas blancas, a destellos mágicos  y a  corazones luminosos, sin haber sospechado jamás de su escondite.

” El reino de Dios vive en Ti” repetía un  Jesús incomprendido, que venia de saborear la experiencia de un Dios diferente, en la tierra que había visto florecer a Buda 500 años antes que él.  Allí experimentó una fuerza que habitaba dentro del hombre, esperando a ser descubierta.

Nuestra mirada ha bajado a lo largo del tiempo;  ya no miramos hacia arriba buscando a Dios, sino hacia abajo buscando en las cosas nuestro valor y nuestro consuelo.  Aún incapaces de enfocar en el centro que como bien imaginó Dios, resultó ser el escondite perfecto.

 

JR

“Algunas cosas se hacen tan nuestras que las olvidamos” A Porchia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s