“La Fábrica de los Sueños”

“La juventud es una cualidad que no pierdes, si te empeñas en seguir soñando” JR

adolescentes

La juventud es nuestra fábrica de sueños y contamos contigo para poder crear un mundo nuevo. ¿Qué sería de este mundo sin tus sueños?

El funcionamiento de esta fábrica depende de todos aquellos que una vez allí, supimos de sus carencias. Sabemos de aquello que faltó y de aquello que sobró, cuando éramos nosotros los que transitamos por allí. Y aunque algunos aseguren haber olvidado a qué sabía la juventud, hay muchos que aún lo recordamos.

Para que tu fábrica funcione, no deberías irte a dormir ni una sola noche, sin antes haber soñado un sueño despierto. Debes empeñarte en alimentar tus sueños y  en trabajar para hacerlos realidad. Deberás cultivar cada día tus ganas de volar, de lo contrario tus alas nunca crecerán. Debes ejercitar tu vuelo a menudo, para que poco a poco, esa cruz que hoy te estanca al suelo, se transforme en alas y puedas elevarte por encima de todo.

¿Has pensado alguna vez que los símbolos son sólo símbolos? ¿Has notado que la forma de la cruz, no es otra cosa que la forma de un hombre con los brazos extendidos, abriéndolos como si fueran alas?

Acostúmbrate a ver que todas las cosas son sólo símbolos y no te estanques jamás en ninguno. Los símbolos son trampolines hacia cosas distintas; no son sitios en donde uno deba quedarse,  porque sólo son puentes. Y los puentes sirven si te llevan a lugares diferentes.

Busca la realidad y mírala muchas veces a la cara, pero siempre desde perspectivas distintas. Verás como las cosas cambian, según el ángulo desde donde las enfoques y según la altura de tu mirada.

Aprende a ver que todas las divisiones son muros imaginarios que se han trazado para que el infierno quede apartado y redes para que el cielo parezca muy lejos. Muy pronto verás que ni los muros ni las redes son suficientes, porque todo aquello que se intenta evitar, al final siempre nos alcanza.

No dejes que tu corazón se duerma. Deja que el dolor te duela y que la alegría te alegre. La anestesia no es buena para los sueños y aunque veas a mucha gente anestesiada, tú  permanece siempre sintiendo, porque la sensibilidad es lo único que puede cambiar el mundo. Sintiendo es como nace la empatía y éste es el componente fundamental para alquimizar todas las cosas. Hay que aprender a sentir con el otro.

Tienes que sentir la belleza del mundo y tienes que sentir también el dolor del mundo, sólo así podrás transformar las cosas. Y recuerda que la palabra transformación no significa destruir, sino convertirse en algo distinto.

Cuando no estés dormido, permanece siempre despierto,  porque tienes que estar presente y saber que eres parte del mundo y que debes involucrarte en él. El mundo no soportará tu ausencia. Tú tienes que estar aquí.  Eres la fábrica de los sueños, desde donde aparecerán las nuevas ideas y las transformaciones que necesitamos.

Permanece presente  y sintiendo. Y nunca te vayas a dormir sin sueños.

¿Qué sería del mundo si tú no sueñas?

 

 

JR

“La presencia y el sueño se retroalimentan porque transitan de la mano. Cuando la comodidad se asienta con su protectora ceguera, el sueño desaparece”.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s