“El Peligro del Método”

“Cuando la idea deja de avanzar como el agua de un río y se encasilla dentro de bordes demasiado rígidos, se estanca y comienza a oler a podrido” JR

 

31d

Para bajar cualquier idea a la realidad se necesita de un método,y para llevar a cabo ese proceso se suelen marcar unas directrices que ayudan a materializar una idea.

Pero el riesgo de todo método es que sus bordes se vuelvan rígidos e impermeables y que cuando esto suceda la idea se pierda, como si huyera de todo aquello que no responde a la libertad bajo la cual ha sido generada.

Es imposible bajar cualquier idea sin utilizar un método, por lo que el método se vuelve inevitable, aunque uno esté advertido de antemano de sus peligros.Para  que la idea no se pierda es necesario desarrollar una atención implacable durante todo el proceso en que se aplica.

El fracaso de la mayoría de las buenas ideas radica en los métodos que se utilizan para aplicarlas, pero hay  muchas otras que también fracasan al llevarse a la práctica cuando la idea se descubre a si misma fuera de la realidad, como pasó por ejemplo con las maravillosas ideas de Marx sobre una sociedad ideal ” A cada uno se le dará acorde a sus habilidades y  acorde a sus necesidades” Cuando estas ideas se convirtieron en un método se perdieron de forma irrecuperable y terminaron convirtiéndose en el conocido desastre comunista.

Muchas veces esto sucede no porque la idea no sea buena, sino porque no es aplicable al elemento disponible en ese momento. O como diría Wilson hablando de experimentos con hormigas:”Maravillosa teoría, pero no es aplicable a esta especie”.

Hay ideas fuera de tiempo, que son demasiado evolucionadas para el material disponible en ese momento, lo que no quiere decir que sean malas ideas, sino que no han tenido en cuenta al elemento humano del que disponían para llevarse a cabo. 

Uno de los riesgos de tener ideas es que uno nunca sabe en que manos caerán y en que se transformarán el día de mañana, por lo que muchas veces la gente se cuida antes de expresar una idea en donde no pueda ser él mismo quien supervise el experimento.

La supervision de una idea consiste en preservar su flexibilidad y su permeabilidad a los tiempos y a los cambios constantes. Y toda rigidez la convertirá inevitablemente en un nuevo absolutismo, que volverá a ocupar el lugar del absolutismo al que se intentaba reemplazar. Con una cara distinta, pero otra vez con las mismas manos.

Esto sucede hoy con muchas ideas educativas que en un principio se basaron en flexibilizar la rigidez de un sistema, pero que consiguieron un tiempo después volverlo aún mas rígido.

Las ideas de Maria Montessori por ejemplo;  maravillosas e innovadoras en su gestación; hoy se han transformado en muchos de los centros en que se aplican en un nuevo sistema de dogmas que intentan imponer nuevas y múltiples limitaciones asemejándose al sistema educativo al que criticaban en un principio por su rigidez, y que ha conseguido transformar a la idea original de libertad, en una lista de prohibiciones y tabúes;  con respecto a las nuevas tecnologías, a los juegos y a las normativas del tiempo libre; mas larga aún que la lista de libertades que la señora Montesori proponía. 

Cuando la idea se encasilla dentro de bordes demasiado rígidos, comienza entonces a oler a podrido y empieza a parecerse a una religión. Algo a lo que inevitablemente asociamos a la rigidez y a la falta de permeabilidad a los avances de los tiempos; un método que deja de avanzar como el agua de un río que fluye, para estancarse y volverse un charco rancio e inservible.

La idea se convierte así en un método que ha perdido totalmente a la idea original que lo inspiró y que ha olvidado la cualidad de “proceso” al que hace referencia todo aquello que está vivo.

Cualquier cosa que deje de crecer, muere. Así funciona el Universo y las ideas también se rigen bajo ese mismo principio de movimiento, flexibilidad y frescura.

La idea ha escapado una vez mas volando por la ventana y esto sucede siempre con todas las ideas que le hablan de libertad a un pueblo de esclavos. Gente que desea salir de una esclavitud para adentrarse rápidamente en otra distinta que le contenga y le regule y a la que llama libertad, mientras aquellos que miran de fuera, la siguen viendo como a la misma esclavitud anterior pero con un nombre distinto.

Especie incorrecta” es el veredicto que tiene la Ciencia para el fracaso de toda idea maravillosa que desafortunadamente no ha encontrado aún el hábitat adecuado.

JR

 

“El riesgo de gestar algo nuevo es dejarlo en manos de gente que no conoce a la libertad desde donde nace lo nuevo.”JR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s