“You Can’t Stop the Music”

“Hay que mantenerse atento a todos los ritmos, porque aquello que no nos enseñan los libros lo aprenderemos de las canciones” JR

village-people-24-06-14-a

Ya nos lo advirtieron los “Village People” en los años ochenta, que la diversidad se establecería como el patrón de nuestras vidas y que uno no podría detener a la música por mucho que lo intentase.

Porque la música se lleva dentro y el primer ritmo que conocemos es el latir de un corazón.

Todo aquel que lleve un instrumento de percusión dentro del cuerpo no puede renegar de la música porque el latir es su propio ritmo.

Si le pones atención verás que relata nuestra historia mucho mejor de lo que lo hacen los libros. Porque le da sonido a todas aquellas voces sobre las que casi nadie escribe y le inventa cadencias a las sensaciones que no tienen verbo.

Soy consciente de que he aprendido más de la música que de la escuela. Gracias a ella descubri que una canción de cuna representa el hogar y la paz que uno le desea a sus hijos antes de irse a la cama.

El Rock me aleccionó sobre la necesidad de sacudir las viejas mentalidades, bamboleando la pelvis y si hace falta, también a los gritos y con la lengua afuera.

Del folklore me contagié el amor por las tradiciones; de los boleros la alegría de amar y de las baladas la desgracia del desengaño. Y Brian Adams me anticipó que habría veranos que se quedarían conmigo para siempre.

Aprendí sobre Política y Filosofía con Pink Floyd y más tarde el rap me hizo tomar apuntes sobre la denuncia social que se cantaba por las calles.

María Bethania y Caetano Veloso me enamoraron de Brasil y me convencieron de que allí había magia. Con Serrat saboreé los aromas familiares del Mediterráneo y con Sabina me convencí de que los poetas de la noche residían en Madrid.

Mercedes Sosa y León Gieco me desplegaron en 3d la desesperación de la pobreza del interior de la Argentina y Justin Bieber me enseñó lo complicado que es ser hoy en día un adolescente.

Con Queen comprobé que detrás de la fealdad se esconden a veces las personas más bellas y talentosas de este planeta y con los Rolling Stones me  convencí de que los rockeros son de verdad eternos.

Con George Michael y su “Jesus to a Child” aprendí cuánto duele perder al maestro que logra despertar en uno la fe (“Faith”, 1987). Y con James Taylor y John Denver hice un recorrido por los verdaderos valores de la América profunda.

De Josephine Baker aprendí de qué se trata tener color en la voz y valentía en las venas. Y con Edith Piaf comprobé que una vida oscura puede ser a veces rosa.

El “Fantasma de la ópera” me mostró que tener un don no siempre resulta tan fácil, con Miss Saigón descubrí el desamparo que dejan detrás todas las guerras y cómo nos deja marcados para siempre el choque violento con otras culturas.

“Wicked” me convenció de que las brujas eran capaces de volar por sobre todas las cosas sin que nada les hiciera daño, si aprendían primero a desafiar a la gravedad. Y “los Miserables” me enseñaron cómo la propia vida se vuelve pequeña, cuando la causa que se persigue es tan grande como la libertad.

Led Zepellin me dio una clase magistral sobre cómo fabricar con sólo seis cuerdas de guitarra una escalera que te lleva directo al cielo y Eric Clapton la utilizó para llorar por los ángeles que perdimos.

Sting me advirtió mucho antes de que fuera cierto, que muy pronto alguien estaría observando cada uno de mis pasos y Tina Turner nos conjugó la palabra mujer con letra mayúscula.

Hoy nos invaden los ritmos latinos que nos relatan historias sobre amores caribeños, empalagosos y sexuales, mientras Carlos Vives y Shakira nos llevan a pasear en su bicicleta para despejarnos un poco de tanta calentura, al ritmo de unas caderas que evocan a Oriente. Y también para mostrarnos que la pobreza y la alegría de los pueblos latinos pueden llegar a contagiarnos a todos.

Puedes intentarlo si quieres y gastar todas tus fuerzas en ese intento, pero debes saber que aunque pongas en ello todo tu empeño, no podrás jamás parar la música ni el movimiento de este planeta. Porque como ya nos susurró Bob Dylan, los tiempos no suelen quedarse quietos.

Hay que mantenerse atento a todos los ritmos, porque aquello que no te enseñan los libros, te lo entonan las canciones.

JR

“Lo que permanecerá está escrito y lo que es eterno es música” JR

Un comentario en ““You Can’t Stop the Music”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s