“El Instinto de Rebaño”

 

287B655A-12A5-4D37-B51F-A5E0E25AA6B6.jpeg

¿Qué es lo que motiva al rebaño?    Sin duda la compañía, esa sensación de protección y refugio que presupone la manada y que alimenta nuestro instinto de supervivencia.

Desgraciadamente, la mirada del otro condiciona más al ser humano que su propia conciencia. 

La conciencia es importante, a veces, pero una mala conciencia suele ser mucho más llevadera que la mirada torcida del otro, ya que solemos cargar mucho mejor con nuestros crímenes, que con la crítica ajena. 

El rebaño garantiza esa aprobación tan necesaria, estimulando además nuestra debilidad de conciencia, porque para tener una conciencia fuerte hace falta convertirse primero en dueño de uno mismo.

El rebaño conoce el impacto de su poder y lo ejercita con un implacable castigo hacia todo aquel que le traiciona y se aparta, porque sabe que la debilidad de todo hombre es la desaprobación de su entorno y que con tal de evitarlo éste  hará lo que sea. 

La condena del rebaño al rebelde es el aislamiento y este castigo funciona además, como advertencia para todo aquel que osara rebelarse y separarse de la manada en el futuro.

Estar separado del rebaño supone desvincularse de la protección que otorga la pertenencia y de la mirada amable y aprobatoria de los otros, para embarcarse en un exilio condenado a la mirada torcida y al juicio implacable de cada uno de los miembros del rebaño; que con su condena al infiel se asegura además, su lugar en el grupo.

JR

 

“ Ser un individuo implica un nacimiento, una separación, un acto de valentía” JR

Un comentario en ““El Instinto de Rebaño”

  1. Me gustó el tema de este artículo.
    La persona que necesita vivir dentro del rebaño porque de otra manera se sentiría que esta caminando por el filo del abismo sin estructuras que la contengan y siendo esto insoportable,ya que pensar,actuar,sentir libremente, de seguro la llevará al rechazo y muchas veces a la soledad.
    No hay que asustarse,siempre habrá otros con quien compartir las ideas independientes y liberadoras,queremos ser humanos responsables, ese es el desafío.
    El mimetizarse con el rebaño
    diría que es una gran cobardía y muchas veces hipocresía, y autocomplacencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s