“La Base del comunista”

Conozco a muchos que se hacen pasar por comunistas.

Se sientan a tu mesa y dan esos bonitos discursos, tan humanos e igualitarios y que quedan tan bien en las reuniones sociales.

Pero cuando les conoces a fondo, sabes que les gusta el dinero que no tienen, más que el respirar. Aunque se empeñen en condenar al vil metal en todos sus discursos y nos intenten hacer creer que les gusta la vida sencilla.

Hacerse el comunista es fácil; basta con repetir cuatro eslóganes de moda para quedar como un ciudadano ilustre del mundo; …ahora…no les digas que hospeden a un refugiado; porque las fronteras le gustan siempre abiertas, pero no las de su casa.

Después de mucho conocer sus incongruencias y a costa de muchos cortocircuitos personales, he llegado a la conclusión de que lo único que les hermana es la envidia. Esa horrible tendencia a desear lo que el otro tiene.

Todos mis conocidos comunistas son profundamente envidiosos, odian los triunfos de sus mejores amigos, el progreso del hermano o que se haya curado sin entubar un amigo de coronavirus.

Son gente esencialmente resentida, llena de odio y de ignorancia, a la que erróneamente consideran sabiduría.

Van juntando datos aislados, información de panfleto y la repiten cual expertos, como si fuera una Biblia, pero si les preguntas un poquito sobre historia y les pides un par de datos, se quedan mudos y cambian rápidamente de tema.

No saben de Historia, de política, ni de Economía y ni falta que hace, porque quien sólo tiene por meta destruir lo existente, no necesita estudiar nada.

Siempre recuerdo aquella escena en la que Dostoyevski relata la destrucción de un astillero durante la revolución bolchevique; los obreros quemaban todas las fábricas mientras los ingenieros gritaban: – ¡No! ¿De qué vais a vivir?

– “ya pensaremos en algo” decían ellos.

Y así pasaron los rusos décadas de hambre y de retroceso comunista.

(De más está decir, que nunca se les ocurrió nada.)

Los comunistas hablan siempre con un tono pacífico y tolerante que esconde en realidad un odio visceral, un rencor profundo con el que suelen justificar cualquier ataque terrorista o cualquier asesinato, pero no perdonan jamás que ningún asesino vaya a la cárcel.

Para un comunista la víctima es siempre él. Los demás, se lo merecen. Si te pisaron los terroristas en las ramblas, pues que te jodas por turista y por la falta de solidaridad con la religión musulmana. Te lo mereces.

Niegan siempre todo plan maquiavélico que intentan ocultar y lo llaman teoría de la conspiración; todas son teorías conspiratorias, menos las suyas.

A la juventud, tan ignorante pobrecita y con esos profesores universitarios coaccionados a enseñar la historia desde una perspectiva pro-comunista, uno hasta les perdona tanta estupidez; pero a los mayores… les delata siempre su incoherencia.

JR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s