«Extrañas Coincidencias»

Se dice que Stalin tenía el sentido del humor típico de los tiranos. Y cuando se encontraba con algún amigo que hace tiempo no veía. lo recibia con un saludo cariñoso :»Estás aquí ¿Es que aún no te hemos arrestado?» Le decía con tono soberbio y jocoso.

Imagino no solamente la cara del amigo frente a semejante broma de mal gusto, sino también su ropa interior. Dicen que más de uno, al estar frente a este ser malévolo e impredecible fue incapaz de contener esfínteres.

Comentarios de tirano hay muchos en la actualidad norteamericana y europea y por supuesto en Sudamérica, en donde la ultraizquierda comunista avanza a pasos agigantados en casi toda América del Sur.

Un comentario muy parecido al de Stalin lo vimos hace un día en la Argentina en boca del presidente Fernández; que advirtió en televisión a un fiscal que no se suicidara; como aquel último fiscal que se atrevió a imputar a la actual vicepresidenta Cristina Kirchner y que terminó asesinado por los propios custodios que le impuso el jefe de seguridad del estado; el mafioso Aníbal Fernández e increíblemente también hoy, el actual jefe de seguridad del estado; ( ¡no se asuste! porque esto sólo pasa en los países en donde la izquierda se carga la justicia)

La finalidad de estudiar Historia no es el lucimiento personal, ni la capacidad de recordar fechas y nombres de batallas de memoria; sino adquirir la habilidad para reconocer los mismos eventos, las mismas tácticas, los mismos patrones y las mismas políticas de antaño en el presente. Es decir, aprender algo.

Pero si tus estudios universitarios de Historia aún no te ayudan a ver ninguna similitud con la actualidad, ni con mayor claridad los eventos contemporáneos, quizás sea hora de dedicarse a algún otro hobbie más decorativo.

Lo increíble de estas nuevas generaciones tan formadas y eternamente universitarias es que no relacionan la información histórica que reciben con ninguna de las realidades que viven hoy. Recopilan datos y archivan pero no comprenden ni conectan nada. No ven similitudes ni patrones políticos similares ni en el pasado,ni en los países vecinos.

La ceguera es tan intensa que Sudamérica no ve siquiera la Venezuela contemporánea que tiene al lado y sigue votando a la izquierda.

La imbecilidad de la generación con más acceso a la información y a la educación en la historia de la humanidad, es realmente alarmante. Su excusa son las horas que pasan, víctimas de las redes sociales, creadas para mantenerles frívolos, imbéciles y distraídos.

El proyecto socialista avanza en toda América y en Europa a una velocidad alarmante. Y las políticas socialistas stalinistas se reproducen sin disimulo. El odio al capitalismo, la sustitución del mercado por el plan o subsidio, la expropiación de la propiedad privada con fines «sociales» y el control del estado que va aumentando de tamaño a medida que el socialismo avanza.

El control del estado y el comunismo son hermanos siameses, es imposible separarlos. Cuanto más socialismo, más control, más inspectores de Hacienda o impositiva y más inteligencia trabajando para el tirano de turno.

Hoy en día ver a un oficial del FBI es como encontrarse con Don Corleone. No sabes qué delito va inventarse para allanarte la casa y quedarse con las tangas de tu mujer.

Biden instauró la semana pasada la incorporación de 86000 nuevos inspectores de Hacienda o IRS para perseguir sin lugar a dudas, a todos los ciudadanos que no comulguen con sus políticas y con su ideología socialista. El socialismo es así, o estás con la ideología o te auditamos todos los días.

Pero Europa no se queda atrás en socialismo. En Dublín el gobierno expropió los «Guest Houses» a ciudadanos que vivían del hospedaje turístico para ofrecer esas viviendas a okupas y refugiados.

La Historia no está tan lejos como pensamos. La usurpación de la propiedad privada está sucediendo en Europa hoy, con excusas humanitarias iguales a aquellas excusas humanitarias que utilizó el socialismo de Stalin para expropiar las propiedades y las tierras en Rusia.

El comunismo en Rusia se instaura como una » necesidad» de modernización de la sociedad. Se expropia y se estatiza toda empresa privada, no como castigo, sino como algo fundamental para la realización del proyecto de la ideología.

Lo mismo que ahora nos sucede con la vida eco_ verde. No es para privarte de tu libertad que te la quitan, sino para salvar el planeta.

Estamos viviendo actualmente el proyecto de la ideología verde que no es otra cosa que el mismo comunismo de Stalin pero disfrazado de humanitarismo verde y solidario.

«No poseerás nada pero serás feliz» es el lema del comunismo verde. Luego no digas que no te lo avisaron. No te sorprendas ni digas que te engañaron. Te lo dijeron bien claro: comunismo puro y duro, pero vestido de verde.

Lo mismo decia la ideología de Marx; aunque la felicidad o libertad que vaticinó que produciría el comunismo como resultado, no fue ni tan feliz ni tan libre.

La ideología comunista de Stalin esclavizo a 100 millones de personas y asesinó a muchos millones en la unión soviética. Así de «necesaria» fue la ideología y así de feliz resultó.

Stalin, Hitler, Mao, Maduro, Kishner, el foro de San Pablo, Soros, China y el foro económico mundial coinciden en mucho más de lo que tú te imaginas.

JR

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s