“El Fascismo de Izquierdas”

Ya lo advirtió Churchill al acabar la Segunda Guerra Mundial y después de haber derrotado a los nazis; “El nuevo fascismo será de izquierdas”.

Y  no se equivocó. 

Por más que muchos considerábamos hasta ahora al fascismo como a un movimiento exclusivo de derechas,  Churchill supo anticiparlo como a un movimiento mutable, e identificarlo como a toda tendencia llevada al extremo e impuesta de forma masiva como partido único, sin ninguna tolerancia hacia cualquier otra forma de pensamiento.

Hoy leo con disgusto en la prensa como poco a poco las palabras van mutando su significado, hasta amoldarse como un guante a esta nueva forma de fascismo.

Maduro ha establecido un nuevo significado para la palabra “odio” que a partir de hoy representa a cualquier tipo de pensamiento contrario al suyo.

Todo aquello que no avale su política totalitaria será sentenciado como “odio” y condenado bajo las penas que él decida establecer para este nuevo delito. Quedando así vedado cualquier atisbo de libertad de expresión que ponga en duda a su gobierno totalitario.

El odio ya no se asocia a los múltiples ataques terroristas que azotan Europa y el mundo entero, porque el fascismo de izquierdas considera a ese tipo de terror como a actos reivindicativos. Una suerte de libertad de expresión que se le permite en exclusiva a cualquier movimiento, siempre que sea de izquierdas.

Este nuevo concepto de “odio” queda acotado exclusivamente y reducido a aquellas situaciones en donde se aplique la ley de un tribunal constitucional que haga valer el estado de derecho.

El nuevo concepto de “odio” de Maduro ha quedado reducido entonces al ámbito democrático; cualquier  sentencia democrática es ahora odio y el terror de cualquier grupo de izquierdas totalitario es ahora justicia. 

Hay que ir con cuidado porque en cuanto se cambian las palabras toda la estructura de valores se mueve junto con ellas, porque las palabras encierran al pensamiento. Y cuando las palabras mutan de significado, el pensamiento tiende a moverse también en esa misma dirección.

Aquello que tú pensabas hasta hoy que era justicia, ahora es odio y aquello que tú pensabas que era Democracia ahora resulta ser un delito que defienden sólo los fachos de extrema derecha. 

Seguramente no falte mucho para que se quite de los programas educativos a los fachos de los griegos.

Cambiar el significado de las palabras es una forma sutil de reprogramar una mente, dándole la vuelta a todos los antiguos conceptos y valores.

Se le enseña así al individuo que todo aquello que creía correcto es ahora pecado y todo aquello que creía pecado es ahora correcto.

Así lo atestiguamos en los juicios a los nazis, que expresaban una gran sorpresa al ser condenados por sus crímenes. Ellos habían perdido la noción del significado de las palabras, además de la capacidad de  pensar a la que habían cambiado por la obediencia.

Los nazis habían obrado según los parámetros en los que habían sido instruidos como el bien y a lo que para su sorpresa el mundo ahora veía como el mal.

Esta re programación de cerebros es una habilidad psicológica que manejan a la perfección los políticos, los maestros y los lideres religiosos.  Te van dando vuelta los valores y de pronto comienzas a ver a Sócrates  como al peor de los asesinos y a Stalin como a Jesucristo. 

 

JR

” La Idelogia desde el Aula”

El pecado más grave que puede cometer la Educación es el de moldear una mente bajo una ideología determinada y más aún teniendo plena conciencia de ello.

Pero plantearse no hacerlo es también una utopía y más sabiendo que uno enseña siempre desde una perspectiva determinada, que ha sido condicionada a su vez por su propia realidad y por su entorno.

Tendemos a pensar que las Ciencias exactas son quizás las que corren un menor riesgo de ser interpretadas a la carta, aunque también es cierto,  que determinados avances y corrientes científicas han sido en muchas ocasiones una amenaza para las las mentalidades científicas y religiosas reinantes, ya que el conocimiento siempre destrona a la sabiduría ancestral y dogmática.

Si bien la Educación consiste en teoría  en un traspaso de información a las generaciones siguientes, uno no deberia nunca perder de vista que dicha información está siempre sujeta a la precariedad del hoy y que seguramente pueda ser rebatida el día de mañana. 

Esta actitud de humildad ante el conocimiento, lejos de quitarle valor lo intensifica, porque la enseñanza cuando se transmite como incompleta estimula la inteligencia. 

Es decir, no hay que olvidarse de que lo que hay que despertar en el aula es la inteligencia.

Mas allá de que incentivemos otras capacidades también fundamentales  como la memoria, el trabajo duro, la investigación y el método, nuestro verdadero objetivo es siempre despertar inteligencia. 

Pero la inteligencia sólo se despierta cuando encuentra un espacio de libertad. Y esto sucede porque la inteligencia es libertad aplicada a las cosas. 

¿Pero cómo lograr libertad sin espacio?

Cuando se entremezcla la información con la ideología el espacio se acota y se llena de muros.  El estudiante es forzado de una manera muy sutil a mantenerse dentro de un perímetro establecido de antemano y cualquier razonamiento que escape a ese muro se sabe destinado a la desaprobación y al rechazo.

Esta es la primer barrera de la inteligencia y es por eso que las personas verdaderamente inteligentes parecen no darle importancia a ninguna de esas dos cosas (aprobación y rechazo).

El motivo de esta indiferencia al entorno es que la inteligencia nunca puede surgir sin traspasar ese primer muro. Quien se preocupa sobremanera  por mantenerse dentro de un muro, nunca puede traspasarlo.

No es extraño tampoco  que la política y la Educación vayan siempre de la mano porque la política se fortalece con la Educación .  Y la Educación siempre  depende de la política.

Si la política consiste en evolucionar el conocimiento se educará sin muros ideológicos que lo contengan, pero si la política consiste en involucionar y atarse al pasado se educará siempre dentro de muros ideológicos que guiarán al rebaño hacia el lugar que más le convenga a la política. 

Al final el dilema de todo educador y de todo padre es siempre el mismo. ¿Qué estamos educando: clones o inteligencia?

JR

 

” La Historia nunca debe enseñarse con odio y resentimiento, sino con una actitud de aprendizaje y superación, porque el resultado de la enseñanza del odio siempre es la perpetuidad y la miseria” JR

” El Mundo Diverso”

” La tolerancia unilateral engendra el abuso de aquellos que se han acostumbrado a ser tolerados, sin tener que tolerar ellos a nadie” JR

 

 

Aquello a lo que llamamos diversidad no es otra cosa que el fruto de la tolerancia. 

Gracias a la tolerancia es que muchas nuevas ideas han aparecido y muchas maneras de vivir se han manifestado y hoy conviven con la nuestra.

Sin embargo, en aquellos lugares en donde la tolerancia no es la norma, es la homogeneidad lo que abunda.

Por eso es interesante analizar las culturas desde el punto de vista de la diversidad. Si una cultura convive pacíficamente con la diversidad, significa que es tolerante y si no la acepta, es  entonces una cultura intolerante.

El peligro radica en que cuando la tolerancia no crece en todas las direcciones la diversidad se acaba.

Existen hoy muchas corrientes que enarbolan la bandera de la diversidad pero que suelen hacerlo sólo cuando les conviene.

Para ellos la diversidad interesa cuando implica tolerar la propia diversidad, pero cuando se trata de tolerar la diversidad ajena, entonces el discurso cambia.

Es curioso ver cómo aquel que es tolerado en su propia diversidad se muestra obstinadamente intolerante con la diversidad ajena.

No debemos olvidar bajo ningún concepto que nuestra propia diversidad está sostenida por la tolerancia del otro, del mismo modo en que nuestros derechos se sostienen con las obligaciones de los demás ciudadanos.  

Mi educación pública, mi sanidad y mi seguridad, mi estado de bienestar están sostenidos por aquellos ciudadanos que pagan sus impuestos y cumplen con las normas de convivencia.

Nuestra juventud olvida a menudo que aquello a lo que denomina sus derechos  son en realidad las obligaciones cumplidas de los otros, y que les han sido proporcionados por unos ciudadanos que esperan en algun momento una retribución justa del bienestar ofrecido.

Asi es como funciona el sistema, que está pensado idealmente como un toma y daca que gira igual que una rueda eterna.

Esto mismo sucede con la tolerancia, porque aquel que tolera espera también ser tolerado. Y sólo esa bidireccionalidad hará que la verdadera diversidad sea posible. 

Promover la diversidad no es otra cosa entonces que impulsar a la tolerancia, pero siempre debe hacerse en todas las direcciones.

JR

 

” Cuando tu bondad va hacia una sola dirección sospecho que no es nada  buena.” JR

“El Juego Hermoso”

Lo primero que los adultos contaminan en los niños es la alegría del juego, porque a todo lo sagrado le inyectan ambición, y muchos de ellos mueren sin haber podido conocer jamás su belleza” JR 

Existe un espacio sagrado que nos conecta con la alegría. Un lugar en donde toda diferencia desaparece y logramos olvidarnos del mundo y de nuestros  problemas para perdernos de vista por un rato.

Este es un espacio mágico que muchos intentan contaminar con ambición, pero de vez en cuando aparecen unos rebeldes que se asemejan a los niños y parecen no haber perdido la escencia del juego.

El juego es ese lugar en donde volvemos a ser niños, un paraíso que perdemos demasiado pronto al asociar al juego sólo con ganar; olvidando que lo verdaderamente sagrado del juego está en la alegría de aquellos que nunca se olvidaron de jugar como cuando eran niños. 

JR

 

“Hay pocos caminos hacia Dios; entre ellos están la naturaleza, la música, el silencio, el baile, la literatura, las artes y el juego” JR

 

“Criar al Resentimiento “

“El mayor peligro en la crianza está en la mano que mece la cuna” JR

Muchos de los problemas de nuestra época son el resultado de años de educar en el resentimiento.

De hecho,  la mayoría de partidos de izquierda basan sus política educativas y religiosas en enfatizar estratégicamente sobre determinadas partes de la historia de la humanidad; no con el fin de hacer que los alumnos perciban la injusticia o la barbarie que expone nuestra terrible historia, ni para que aprendan a no repetir los mismos errores que cometieron nuestros antepasados, sino para continuarlos. 

Educar en el resentimiento es algo muy sutil y que va encubierto bajo un halo de bondad o de empatía con aquel que ha sufrido, pero en realidad es una técnica muy hábil que esconde oscuras intenciones.

La intención de la educación del resentimiento nunca es la de aprender y superar a la historia. Y con esto me refiero no sólo a superar el dolor que ha causado siempre la injusticia, sino a superar en actitudes al hombre del pasado. 

El objetivo de la educación del resentimiento es la de mantenerte atado al pasado.

Año tras año se va engrosando el grillete colocado en la pierna de cada alumno, con la intención de no permitirles jamás avanzar.

Permanecerás así atado a la injusticia y sometido a la obligación de vengarte.

El problema surge cuando algunas décadas después, estos prisioneros del sistema educativo del adoctrinamiento salen a vengarse de un enemigo que ya no existe.

Y entonces comienza una absurda lucha contra personajes del pasado, a los que hace siglos se ha enterrado y superado.

Aqui comienza la lucha contra los molinos de viento de Don Quijote al grito de “libertad”, entonado al unísono por unos jóvenes que son prisioneros de un odio del que no pueden escapar, porque sus mentes han sido programadas año tras año, curso tras curso, para odiar a un enemigo ancestral que ya no existe,  pero al que ellos creen ver a cada paso. 

Muchos temen a un futuro plagado de máquinas sin ninguna autonomía que respondan a las órdenes de un cerebro dominante, pero desgraciadamente esas máquinas programadas sutilmente por un cerebro dominante ya están aquí.  

Sin embargo, estos justicieros adoctrinados parecen no asustarnos. 

JR

” La mayor virtud de un educador no es el conocimiento, sino la capacidad de aparcar sus odios fuera de la clase y enseñar superación.” JR

 

” La Desigualdad Inevitable”

Dicen que uno se merece la vida que se gana con esfuerzo y con trabajo aunque las oportunidades nunca sean las mismas para unos que para otros por mucho que lo intentemos.

Sucede a veces, que donde uno ve una oportunidad otro ve un impedimento, por lo cual la búsqueda de una igualdad de oportunidades es imposible, aún ofreciendo una misma cosa a unos que a otros. Porque inevitablemente esa cosa nunca resulta ser lo mismo para todos.

Quizás sea la manera de mirar las mismas cosas aquello que nos diferencia a cada uno de los demás, algo a lo que muchos llaman “libre albedrío”.

Si la igualdad de oportunidades no sucede ni aunque lo intentemos, al menos podríamos buscar la igualdad de soluciones para todos, que consiste en que la caída sea igual de amortiguada para unos que para otros. Sin embargo, ni la posibilidad de altura ni el sostén en la caída son iguales para todos, sin contar que aquello que es altura para unos, es precipicio para otros y viceversa.

¿Como evitar entonces esta desigualdad inevitable, si somos seres creados a semejanza de un universo que nos remite a la presencia constante de la diferencia?

Ante esta percepción de la desigualdad inevitable han llorado todos los hombres verdaderamente santos, que comprobaron que la fe no movía las montañas para todos por igual.

A esta dolorosa percepción de la injusticia del mundo, algunos la llaman sentir el dolor del otro.

Esta diferencia dolorosa llena de rencor a muchos, de soberbia a otros y de impotencia a la mayoría.

Si la diferencia es inevitable y así se manifiesta también en el universo, al menos deberíamos ser conscientes de que aquellos que nos consideramos  afortunados no lo somos únicamente gracias al mérito, sino también al azar.

Así evitaríamos esa prepotencia de creer que el mérito y el esfuerzo son siempre suficientesy dejaríamos un espacio de reverencia en nuestros triunfos a esa fuerza inentendible a la que unos llaman Dios, otros casualidad o causalidad, para reconocer con humildad que ninguno de nuestros triunfos son enteramente propios, ni enteramente ajenos.

JR

” El error no es creer ni no creer; el error es creer que uno es capaz de llegar a  alguna certeza” JR

 

 

“Religión Fusión”

Cada religión propone una forma distinta de concebir el mundo y define además la forma en que le juzgaremos.

Algunas religiones se venden como tolerantes, otras como justas y a otras no les importa en abosoluto exhibir su intolerancia al mundo.

Hay de todo en este mundo tan global, pero aún sin religión existen ateos tolerantes y otros que no lo son en absoluto, porque librarse de un vicio no significa estar limpio, y la obsesión por no creer sigue siendo una obsesión aunque no tenga Dios.

Son pocas las personas que después de heredar una religión la estudia en profundidad; la mayoría sigue el patrón heredado sin preguntarse jamás el por qué de las creencias, de los dogmas o de los ritos que practica, y en cierta medida hace bien, porque las religiones son como la mayoría de los políticos, exigen fe pero no garantizan resultados ni explicaciones coherentes.

A los fieles de toda la vida se nos ha acostumbrado desde pequeños a escuchar las mentiras más inverosímiles sin pestañear y como si fuesen verdad,  porque el deseo de creer no necesita para nada a la verdad, sino que se conforma con palabras que reconforten.

La ignorancia sobre la propia religión es una constante, salvo en raras excepciones, que se dan en personas con dificultad  para la fe; esas que resultan un poco molestas y excesivamente curiosas y que siempre se hacen preguntas sobre todo.

No debemos desestimar en absoluto al desconocimiento, porque suele ser un efectivo potenciador de promocionada felicidad del siglo 21,  pero en ocasiones provoca confusión en aquel que observa desde fuera, como por ejemplo en algunas situaciones puntuales  como cuando un católico felicita a un judio por su año nuevo y viceversa.

El año nuevo judio es la negación explícita de que Jesus haya sido un Dios, como creen los cristianos. Y Mientras los cristianos celebrarán el 1 de Enero el año 2018 después de Cristo, los judios festejan hoy  el 5778 porque niegan que el Dios en el que tú crees sea realmente un Dios y haya partido al tiempo en dos.

La Navidad de los cristianos que celebra el mundo occidental rememora sin embargo el nacimiento del Dios al que ni los ateos, ni los judios, ni los budistas, ni los taoístas reconocen, pero habituados  al desconocimiento de aquello que veneramos y de aquello que venera el vecino,  vamos celebrándolo todo con una tolerancia admirable hacia lo distinto, sin sospechar siquiera que en ocasiones celebrar lo distinto es renegar de lo propio.

Y no lo hacemos por buenos, sino únicamente por ignorantes de la creencia propia y de la creencia ajena y muchas otras veces también, por querer ser educados.

Gracias a la corrección política uno puede hoy en día felicitar sin rencor a aquel que niega abiertamente todas tus creencias y no conformes con eso  hemos aprendido además a amoldar nuestras religiones a nuestra conveniencia y preferencia, igual que hicimos con el sushi.

Esta tendencia al acomodamiento y a la inclusión en gastronomía se denomina: fusión.

Mientras el sushi original pone la atención en el pescado, el sushi fusión es una mezcla de ingredientes exóticos y de técnicas diversas, que se combinan con el pescado y crean algo nuevo: el sushi fusión.

(que por cierto es también para algunos, mucho más rico)

Lo mismo sucedio siempre con la religión. Los ingredientes originales se van mezclando con distintos elementos exóticos a conveniencia del consumidor, hasta formar un nuevo elemento que es la religión fusión.

Una especie de religión con los ingredientes que tu elijes del menú, igual que hacemos cuando armamos nuestro propio sándwich en la cadena “Subway”, de donde cada uno sale con un sándwich distinto al del compañero y elaborado a su gusto.

Mientras el catolico le felicita el año al judio que niega la existencia de su Dios, el judio celebra la Navidad y pone los regalos debajo del árbol y el musulman va a Disneylandia y se coloca las orejas de Mickey Mouse arriba del burka sin ningun remordimiento. 

Lo cierto es que esta fusión ha hecho de nuestro mundo un lugar mucho más rico y diverso, aunque para los que conocen los fundamentos de cada religión toda esta mezcla llena de contradicciones se vuelve bastante confusa.

Y es frente a tanta apertura cuando uno duda de si en realidad los tolerantes son los creyentes,  o si la verdadera tolerancia radica en los teólogos que les observan.

JR

” El ignorante es capaz de la máxima tolerancia por desconocer, y de la máxima intolerancia por estudiar. Porque el vicio muta, pero la ignorancia se mantiene  constante” JR

 

“Adiós a Colón”

Los demócratas nos sorprenden cada semana con algo nuevo. La semana pasada derribaban estatuas de algunos protagonistas de la guerra de Secesión americana y esta semana se enzarzaron contra Cristóbal Colón.

Las izquierdas del mundo parecen estar  empeñadas en borrar la historia de la humanidad, en vez de aprender de ella y enseñarla ubicándola en su contexto de espacio y tiempo.

La historia que se quita de su contexto histórico resulta extraña, pero en su tiempo respondía a las costumbres y a la mentalidad de cada época y de cada civilización.

Desgraciadamente, hoy la ignorancia y los derechos humanos van de la mano y se retroalimentan. La ignorancia quiere destruirlo todo y los derechos humanos no quieren herir a nadie.

Por lo cual nadie se atreve a poner límites a este desborde de libertad malentendida que azota nuestro tiempo, y aquel que se atreve a hacerlo es tildado de fascista o de malo.

Así es como vamos transitando una reedición histórica buenista que nos va llevando poco a poco hacia la autodestrucción de los sistemas democráticos que tanto nos costó conseguir, y quien sale a defenderlos es agredido o amenazado con violencia  por estas nuevas y malentendidas libertades de izquierda.

La violencia que impone este colectivo que se hace llamar con descaro  “pacifista” y que está empecinado en la destrucción de nuestra historia, no sólo no conseguirá borrarla de esa manera, sino que provocará algo que es mucho más grave aún  y es que evitará el aprendizaje al que nos obliga la historia bloqueando así su consecuente progreso.

Los políticos que para justificar su malhacer se empeñan en mirar atrás y buscar culpables siempre fuera, demuestran no sólo su ineptitud como gobernantes, sino que dejan entrever que no tienen ni idea de cómo avanzar.

Mirar atrás nos convierte a nosotros en estatuas si no nos permite evolucionar.  Pero destruir los hechos históricos de nuestro pasado no es la manera de ir hacia adelante.

Por mas que hoy nos escandalicen muchos de los episodios de nuestra historia, cambiarla no está en nuestras manos, ni es destruyendo estatuas como lo haremos, sino actuando acordes a los tiempos de consenso, pluralidad, diálogo y Democracia en los que vivimos.

JR

 

“El Buen Inmigrante”

 

El buen inmigrante llega con la cabeza baja y los sueños bien altos, con la memoria intacta de aquello que le hizo huir para no repetir jamás los errores de su lugar de procedencia. 

El buen inmigrante llega sabiendo que en esta nueva tierra nadie le está esperando y que hacerse un lugar dependerá solamente de su esfuerzo y de su trabajo. 

El buen inmigrante se mantiene humilde y en actitud de aprendizaje constante y de admiración hacia la nueva tierra que le acoge. Ella tiene algo que la suya no supo darle, por eso ha viajado y lo ha dejado todo para estar allí. 

El buen inmigrante se mantiene siempre agradecido, se amolda a las nuevas costumbres y desea integrarse en esta nueva cultura que le ha acogido con generosidad. 

El buen inmigrante aprende y enseña, colabora y devuelve con afecto y con trabajo las oportunidades recibidas. 

El buen inmigrante cría a sus hijos en la  cultura de la tierra que le acoge, desea que se integren y que progresen. Les transmite el amor hacia el anfitrión que le ha ofrecido a la familia una nueva oportunidad de vida. 

El buen inmigrante escasea,  pero cuando lo encuentras compruebas que abrir los brazos algunas veces vale la pena.

 

JR

“Las Mujeres que Odiaban a los Hombres”

A Miranda Kerr (modelo internacional) se le ocurrió sugerir que las mujeres debían arreglarse un poco para recibir a sus maridos en casa.

En España el revuelo ante ese comentario suscitó los insultos más violentos hacia esta pobre mujer americana.

¿Qué iba a saber la pobre Miranda que aquí en España la tendencia es ser un marimacho feminazi que cultiva el bigote y el rencor, mientras espera al marido con el garrote detrás de la puerta?

Las nuevas feministas, que nada tienen que ver con aquellas que abogaban por la liberación de la mujer, hoy son un colectivo de mujeres resentidas y violentas que buscan el machismo en todo y encuentran discriminacion a cada paso.

Si las ideologías, cuando se potencian demasiado crean monstruos, el feminismo no ha sido la excepción.

Las feministas actuales odian a los hombres occidentales (que son quienes garantizan sin embargo sus derechos y sus libertades) y contradictoriamente protegen al Islam, que mantiene a las mujeres de su colectivo tapadas debajo de burkas negros y recluidas en sus casas para dedicarse únicamente a la procreación que garantiza la extensión del Islam en Europa.

A las feministas las verás siempre frente al congreso de diputados o destruyendo locales comerciales, abogando por la extinción de los tampones y en breve seguramente exigiendo la abolición del periodo menstrual.

Las protestas curiosamente las realizan  semidesnudas ( …ellas, que no desean ser consideradas como un objeto sexual)  y protestan contra el capitalismo y contra la Democracia (que es quien garantiza sus derechos) pero jamás las veras defendiendo las libertades de la mujer musulmana en Europa.

Este se ha vuelto un colectivo muy selectivo en sus causas, fundamentalmente políticas y antidemocraticas y curiosamente muy parecidas a las bases de la política islamica.

En cuanto el Islam llegue al gobierno europeo ( y falta muy poco) todas estas feministas volverán a casa para arreglarse forzosamente y recibir a su marido junto a otras 3 esposas más.

Saldrán a la calle enfundadas debajo de un burka negro con 40 grados en Barcelona y siempre acompañadas;  y recordarán con nostalgia aquellos tiempos occidentales en los que las mujeres odiaban a los hombres y eran libres.

 

JR