“Storytelling y Emoción”

De todos los talentos, uno generalmente admira más aquellos que no posee y en mi caso, ese es la memoria.

Admiro profundamente a aquellos que son capaces de repetir historias, contar chistes o recordar anécdotas antiguas.

Yo sin embargo, voy olvidando sistemáticamente todo lo que aprendo y lo único que recuerdo de las cosas, son las sensaciones que me dejan.

Académicamente esto es un desastre, pero psicológicamente es una bendición, ya que uno transita por la vida siempre liviano, limpio y reciclado; porque hay algunas ignorancias que protegen y que además permiten nuevas absorciones; algo escencial para la creatividad.

El arte de saber contar historias fue siempre fundamental; así se creó toda nuestra cultura y se propagaron todos nuestros saberes y nuestras religiones.

Las mejores historias siempre triunfaron y hasta las más increíblemente inverosímiles, siguen estando hoy aún vigentes.

Muchos priorizan a la sinceridad y creen que la única historia con valor es aquella que es real. Pero el problema con lo real, es que suele ser siempre muy subjetivo.

Por eso, aún en épocas en donde el “Big Bang” está comprobado, muchos siguen prefiriendo el cuento de los 7 días de la creación.

Y es que cada uno elige en qué creer, aunque le demuestren lo contrario. Porque creer es un acto voluntario.

Cada uno tiene sus autores preferidos, sus versiones particulares de las historias y de las cosas y elige cada noche los cuentos que prefiere para dormir.

Como soy plenamente consciente de que aunque me cuentes una historia, no seré capaz de repetirla una semana después, lo que más valoro; no es en realidad la veracidad de tu historia; sino lo que me hace sentir esa historia.

Y es esa sensación, lo que perdura en mí cuando tu historia me abandona.

Tuve un amigo con una mente prodigiosa, capaz de contar las historias más maravillosas y de transformar toda realidad en algo distinto. “El alquimista” lo llamé, porque sólo los magos tienen el don de hacer de lo cotidiano una fiesta.

_”No le creas las cosas que te cuenta ” me decían muchos_ pero sus historias eran tan maravillosas y despertaban en mí sensaciones tan agradables, que la veracidad era lo que menos me importaba.

Creer era un placer y una elección plenamente consciente y voluntaria. Yo elegía creer para transportarme a un mundo distinto.

Porque uno quiere creer aquello que le hace sentir bien, aunque te mientan.

Quien sabe contar historias posee un gran poder y es consciente de que su relato es siempre un anzuelo; pero quien logra despertar con su historia una emoción que perdure y logra llevarte con lo puesto a un lugar distinto; ese es definitivamente un maestro.

Amamos las historias desde la época de las cavernas. No tanto por el ansia de saber, sino por la necesidad de sentir.

JR

“La Desesperación de las Primerizas”

Tener un hijo es sin duda un hecho que cambia tu vida en muchos aspectos. Desde las prioridades hasta las rutinas, la economía y el sueño; todo cambia abruptamente y de un día para otro.

Cuando nació mi primer hijo recuerdo sentir una responsabilidad enorme y preguntarle a mi madre cómo iba a hacer yo, para mantener vivo a ese bebé.

Mi madre ( madre de cinco hijos) sonrió tranquila y me dijo que si el planeta estaba superpoblado y la humanidad había sobrevivido a todo, y en condiciones tan extremas ¿por qué mi hijo no habría de hacerlo?

Su respuesta me relajó enormemente y deje de ver a la vida como algo que estaba permanentemente en riesgo, para encararla como a la responsabilidad de no obstruir aquello que nacía sano.

Luego empezaron las experiencias con los malos pediatras, esos enemigos de todo lo que pueda hacerte la vida feliz.

Parecían empeñados en hacer de la maternidad un proceso difícil, tedioso y preocupante. Todo era un riesgo y todo estaba prohibido. Y si estaba enfermo el niño, te hacían esperar hasta que el resfrío se convirtiera en una neumonía para medicarlo una vez ingresado en el hospital.

Por supuesto durante estos largos procesos de resfriados y otitis uno iba y venía con el bebé a la consulta sin remedio y sin remedios.

Porque “lo natural” es ahora vivir los procesos a oscuras, sin dormir y al borde de un ataque de nervios, hasta que la enfermedad se convierta en algo realmente grave.

Decir antibiótico es una mala palabra y pensar en tener otro hijo una pesadilla.

Como ocurre a veces en la vida, uno encuentra por azar a esas almas solidarias que se apiadan de estas madres primerizas desesperadas y al borde de un crack nervioso y te ayudan.

Te dicen que la leche en polvo es buena y te liberan de esta nueva opresión “tan natural” de dar el pecho al niño hasta la primaria, te recomiendan el jarabe para el moco líquido, el jarabe para la tos seca, te enseñan sobre cómo avanzan los procesos infecciosos y te ayudan a detectarlos, te autorizan a cortarlos a tiempo con el antibiótico adecuado y te muestran la cara más bonita de la maternidad.

Los hijos que tuve después fueron fáciles, gracias a la buena medicina. Esa que nació para curarnos y no para crearnos cuadros de desesperación agudos a todas las madres.

Y es que yo soy muy natural y me gusta vivir los procesos bonitos de mi vida con alegría.

Ser madre es una alegría si sabes curar a tiempo y si le pierdes el miedo a todo lo que hay en el mercado para que tu hijo esté sano y tú también.

Pero ten cuidado, porque lo natural en estos días es fomentar a madres infelices, perdidas, desorientadas, exhaustas y a todo este proceso de aniquilación de la alegría maternal lo llaman “medicina natural”.

JR

¿Democracia o Proyecto Castro – Chavista?

En Europa y en los Estados Unidos en cada elección, uno elige a un presidente. A veces de izquierdas y otras veces de derecha, según el momento histórico, económico o político de un país; pero nunca suele ponerse en juego el reemplazo de un sistema democrático por una dictadura.

En Latinoamérica sin embargo, la votación es diferente. Uno hoy no vota por un presidente de izquierdas o de derechas sino por un sistema político.

¿Democracia o dictadura castro – chavista?

Y esto sucede porque la izquierda latinoamericana no es como la izquierda europea o la estadounidense, sino que es parte del “Proyecto castro-chavista”.

El proyecto castro-chavista nace en 1999 con la asunción de Chávez al gobierno de Venezuela. Cuba que estaba casi desangrada, sin contar ya con el apoyo económico de la Unión Soviética, comienza a recuperarse con la incorporación de Venezuela y así empieza el resurgimiento, el fortalecimiento y la expansión de las dictaduras del socialismo del siglo XXI.

Estas dictaduras socialistas del siglo XXI controlaron gran parte de America Latina; hoy establecidas en Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia, tienen en jaque a las Democracias que quedan en la zona.

Las dictaduras socialistas del siglo XXI están fundadas en principios de corrupción, de violacion de los derechos humanos, de liquidación de la economía nacional y del estado de derecho y de disolución de la división e independencia de poderes, acabando también con la libertad de prensa y con la propiedad privada.

El llamado “Foro de San Pablo” es el instrumento político de la delincuencia Castro-Chavista y su objetivo principal es hoy recuperar el espacio político perdido, en las zonas en donde aún quedan presidentes democráticos, como Macri en la Argentina, para continuar con su proyecto “Las Izquierdas de America Latina” basado en los valores castro-chavistas de abolición de todas las libertades y de todas aquellas instituciones democráticas que las garanticen.

Hay votaciones más importantes que otras y hay votantes más preparados y más éticos que otros.

Hay quienes votan por su conveniencia particular o por su interés inmediato y hay quienes votan como estadistas; sin pensar en la próxima elección, sino en la próxima generación.

Hay quienes votan con el corazón y hay quienes votan con el bolsillo, hay quienes votan por un cargo y quienes votan por un subsidio. Y hay también quienes votan lo que deben, aunque tengan mil reproches y les duela.

Hay votaciones que no cambian demasiado tu destino y otras que lo cambian para siempre.

Hay votaciones con segundas oportunidades y hay oportunidades que se alejan para siempre.

JR

“El Consumidor Invisible”

Cuando acompaño a mis hijos de compras, suelo hacer largas filas en las cajas de las tiendas para pagar.

Desde lejos, voy notando cómo los cajeros hablan permanentemente entre ellos; mientras todos los de la fila escuchamos sobre sus noches de fiesta, sobre sus vacaciones e incluso, cómo critican a la empresa para la cual trabajan frente al cliente; al que por supuesto, ignoran completamente durante todo el proceso de compra.

Nada perturba el relato de estos dependientes que logran que te sientas invisible en todo momento.

Ni te miran, ni se inmutan si hay una fila de 25 personas esperando; ellos siguen hablando de sus ligues, de sus días libres, de sus cotilleos y de sus vacaciones.

Si te atreves a comentar algo, ellos enseguida se ofenden y se sienten agredidos por el consumidor invisible y sostienen que están en todo su derecho a hablar con tacos y sobre los temas que les dé la gana; total la empresa es quien paga.

El consumidor invisible, sin embargo, que es quien sostiene con sus compras sus puestos de trabajo, debe aguantar calladito e invisible las libertades del dependiente.

El supermercado al que solía ir tenía 24 cajas para pagar, pero nunca había nadie para cobrarte y los empleados al verte con el carro a tope, te señalaban rápidamente la caja automática, porque era la opción más sencilla para todos.

Ellos descansaban y tú escaneabas, te cobrabas y embolsabas los productos y todo para que ellos pudieran seguir charlando.

“Está muy bien”_pensaba yo _”yo evito tener que tratar con ellos y ellos poco a poco, van delegando sus empleos en las máquinas”.

Mi opción se ha vuelto cada vez más, la de comprar por internet y así, evito todo el contacto humano posible con dependientes a los que no les gusta su trabajo.

Luego habrá que soportarles llorando por cómo las máquinas ocuparon aquellos puestos de trabajo que ellos odiaban.

El consumidor invisible va tejiendo poco a poco su venganza y calladito pero sin pausa, empieza a desacostumbrarse al maltrato al que fue sometido durante años y descubre por fin, que en internet hay un nuevo paraíso; sin dependientes, sin malas caras y en donde por fin, se ha vuelto importante.

JR

“Nadie es imprescindible” JR

“Alabar al Islam desde el Starbucks”

T8roeBHm-4500-3000

Se ha puesto de moda parecer de izquierdas y presumir de tolerante; ir por la vida cantando el ” let it be” que entonaba Lennon después de fumarse 10 porros y tragarse 3 pastillas; porque la pasividad budista ha invadido a un Occidente capaz de amoldar cualquier doctrina a su postureo y conveniencia.

Las técnicas hindúes nos sirven a los occidentales para presumir de un cuerpo perfecto con el yoga y también para evitar y aliviar cualquier proceso intelectual desgastante, pero siempre sin desviarnos por demasiado tiempo del mundo capitalista y consumista al que somos adictos; pero del que renegamos permanentemente en público y para quedar bien.

Se practica meditación una hora y yoga un poco mas tarde, luego asistimos a la conferencia del gurú de moda que nos instruye en cómo respirar correctamente para hacernos ricos en 5 minutos y por la noche, leemos el libro que tenemos en la mesilla de luz, sobre las nuevas técnicas de la neurociencia; imprescindibles para engañar pero agradando a todo el mundo.

Uno consume ideología extranjera como si fuera Coca Cola light, pero siempre acomodado en el sillón de un Mac Donalds con wifi y aire acondicionado.

Y es que ser un millenial completo, consiste en aprender a combinar a Oriente y Occidente a tu gusto y conveniencia, y sin ahondar demasiado en sus realidades ni en sus circunstancias.

Maradona alaba el comunismo cubano desde una suite en el piso 56 en Nueva York y pondera la nueva política alimenticia venezolana, aunque su propio cuerpo refleja una vida devota a todos los excesos.

El Papa católico nos habla de la bendición de la pobreza, mientras encubre las cuentas bancarias millonarias del Vaticano y apoya a los chavistas y a los narcos, que son quienes mantienen económicamente a esos gobiernos.

Mientras tanto, tú sigues saboreando tu caramell macciatto en el Starbucks de Palo Alto y defiendes y justificas el terrorismo islamista, como a un derecho adquirido al reclamo; costumbrista, ancestral, legítimo, respetable y autóctono; al que deben ahora acostumbrarse también mansamente los europeos y sin chistar por racistas; y de paso, que paguen por la conquista de America en 1492 y que se jodan por ser blancos; por supuesto.

Ser comunista es fácil cuando no has sufrido a la KGB ni la pobreza física, intelectual, moral y espiritual que incluye en su gestión esta ideología.

Ser hindú es divertido, cuando no has pertenecido a la casta de los sudras, mutilados por sus propias madres para poder sobrevivir al menos de la limosna y ser católico es interesante si no has sido excomulgado por homosexual o por divorciado o no has sido expulsado del colegio en nombre de Jesús, por ser hijo de padres separados.

Ser pro islamista es cool, si no has visto apagarse tus libertades a través del agujero de un burka durante el gobierno de Jomeini en Irán, o no cruzabas el puente de Londres o paseabas por las Ramblas, esos días en los que un musulman ejercía su derecho al reclamo (¿justificado?) y acuchillaba o aplastaba a todos los transeúntes que se le cruzaban por el camino, en nombre de la religión de la paz.

Mientras sea otro quien sufra las consecuencias de tus maravillosas ideologías, tú puedes seguir apoyándolas y cantando el “Let it be”, mientras un chico gay paquistaní de 20 años (que en Paquistán o en Moscú sería ahorcado) te prepara tu caramel macciato, con leche sin lactosa y café sin cafeína en los Estados Unidos; llevando en el cuello el colgante de la luna y la estrella y la camiseta del che Guevara debajo del delantal del Starbucks, porque tiene derecho; no sólo a la ignorancia, sino también a la contradicción.

Luego puedes continuar con el “Imagine all the people…” mientras te comes un muffin de cranberries de harina integral sin levadura, ni fructosa; despatarrado en el sillón del Starbucks y alabando las bondades del Islam por Facebook, a través de tu iPhone X.

Para volver a casa después, renovado y con la conciencia tranquila por haber puteado un rato a Trump en las redes, con tu “mala” de madera tibetana en la muñeca y sintiendo que eres la mismísima reencarnación del Budha, de Jesús el Nazareno o de Ernesto “che” Guevara y convencido de estar viviendo a tope tu comunismo millenial; integral, vegano, sin conservantes, ni levadura, ni coherencia; pero siempre protegido por la policia americana, (a la que desde luego odias) en California.

JR

“Adults Only/ Rich Only”

Las vacaciones representan la universalizacion del descanso. Un espacio en donde todos tienen derecho a parar y a alejarse de sus labores y de su rutina.

La realidad es que hay vacaciones que descansan y vacaciones que cansan aún más que el trabajo; pero cada uno las elige según sus preferencias.

Hay vacaciones sociales y vacaciones solitarias, vacaciones urbanas o playeras, vacaciones rurales, sibaritas, exóticas, aventureras, organizadas en tour o alejadas de todo tipo de agenda.

Mucho ha colaborado el progreso en establecer este derecho a descansar y a moverse; con las low cost, los arbnb y todo tipo de aplicaciones y facilidades económicas que nos permiten a todos; y ya no sólo a unos pocos, acceder y disfrutar de este derecho vacacional.

Pero toda popularización tiene también sus desventajas, en cuanto que es hoy difícil encontrar sitios alejados para desconectar.

Uno regresa de adulto a aquellos lugares vacacionales idílicos de la infancia y encuentra 25 autobuses aparcados en la cala paradisíaca y solitaria de su niñez.

Es difícil encontrar centímetros disponibles en donde aparcar la toalla y aquel mar transparente deja entrever los vasos de plástico, las bolsas y todo tipo de asquerosidades que la masa vacacional aporta a la naturaleza cada verano.

El progreso es sin duda maravilloso, pero el problema surge cuando el progreso económico y el acceso a las cosas no van de la mano de una educación que les acompañe.

No es de extrañar que hayan surgido también y a raudales, los “adults Only” y los “VIP”; parejas que escapan a los pañales, a los cochecitos y al griterío de los niños y se refugian detrás de unos muros que les aíslan de aquellas realidades estridentes y molestas; que algunos vivirán en su momento y otros ya han pasado, superado y dejado finalmente atrás.

Tampoco hay que negar, que en una época en donde la palabra igualdad es el estandarte y el eslogan de todas las campañas, uno añore, a veces, aquella desigualdad que le aseguraba el descanso.

Como afirmaba Camus hablando de las distintas acepciones de la rebeldía, toda libertad llevada al extremo garantiza la aniquilación. Y no puedo estar más de acuerdo en que hay algunos límites y barreras que protegen la libertad y no sólo la de aquellos que están dentro.

Yo estoy acostumbrado desde pequeño a los clubs, en donde sólo entraban los socios, y nunca me sentí ni ofendido ni discriminado, simplemente entendía que uno pertenecía o no, y según esa regla, se establecían las diferencias y sus normas.

Pero hoy todo concepto de club o de muro es intolerable porque esta es la época del “o todos o ninguno” y creo que desgraciadamente, este complejo de inferioridad disfrazado de rebeldía y de justicia social es lo que nos llevará a la aniquilación de todas aquellas virtudes y valores que deberían ser quienes realmente acompañen y justifiquen la verdadera desigualdad.

JR

“Hacerse el Bueno”

Muchos consideran a esta era como a la era líquida; un tiempo en donde nada obtiene el tiempo suficiente, como para poder solidificar.

Los tiempos veloces no dan cabida a que las relaciones, o ningún otro proceso se estabilice, se solidifique y dure lo suficiente, porque la tiranía de lo instantáneo anula cualquier continuidad.

Hacer una gelatina conlleva un proceso, un tiempo y una alternancia de temperaturas, que si vas con prisas no funciona; y entonces terminas echando todo el líquido rojo por el fregadero.

Yo creo sin embargo, que la era que nos ocupa hoy, es la era de la hipocresía; en donde la finalidad última es parecerse a algo, que uno no es.

Las redes sociales nos han ofrecido la plataforma ideal, para mostrarnos como no somos y como deseamos ser vistos.

Y ya no, para ser vistos por unos pocos conocidos, sino para ser vistos por millones de miradas desconocidas.

Hacerse el rico, el guapo, el feliz, el exitoso, el divertido o el bueno, son ahora una tendencia, en la que pueden instruirnos todos los creadores de imagen.

Esos gurús pueden enseñarnos a crear nuestra marca personal y convertirnos así, en un producto consumible y deseado por las masas.

Pero a la gran mayoría; que no somos ni ricos, ni guapos, ni divertidos, ni exitosos; sólo nos queda, hacernos los buenos.

Y así andamos por las redes, haciéndonos los sensibles, los solidarios con los impuestos ajenos, los llorones con la desgracia ajena, los generosos con la tierra ajena, los justicieros con luchas que no son las nuestras y desde casa, calentitos, subsidiados o con aire acondicionado.

Hacerse el bueno es fácil y es muy de izquierdas (aclaro antes de que te apuntes, que la bondad, es un sitio reservado exclusivamente para gente de izquierdas y que no hay cupo para nadie de centro ni de derechas, porque al igual que el orgullo o el día de la mujer, éstas son reinvindicaciones que han sido reservadas únicamente para la gente de izquierda)

La gente vende “bondad” porque los demás se la creen y se la compran. Total, nadie les ve luego en su casa, maltratando al personal cuando se va el wiffi.

Pero hacerse el bueno puede resultar agotador, porque la incoherencia siempre termina asomándose por algún lado y algún despierto acaba por descubrirte y casi siempre lo hace en público y en las redes sociales.

En ese caso, hay que hacerse el ofendido, para evitar tener que dar explicaciones de tus mentiras.

Uno se ofende instantáneamente y si pertenece a algún colectivo alega “discriminacion” inmediatamente.

Si eres homosexual, negro, mujer, musulman, chino o sudamericano estás salvado. Ahora, si eres blanco; aunque seas desdentado, feo y fracasado, estás, pero bien jodido.

Por eso digo; hacerse el bueno es agotador y sólo es aconsejable para los pocos que puedan salvarse con alguna excusa.

Los demás, tenemos que rendir cuentas, dar explicaciones, ir al juzgado y pagar defensas innecesarias ya que antes del juicio te habrán condenado por un color ( que el causante de todas las desgracias de la humanidad).

Por eso considero que la era de la Hipocresía, sólo les funciona a unos pocos.

Los demás, debemos regresar a la era líquida y a seguir intentándolo con la gelatina.

JR

“Educar a un Tuerto”

Mi hijo llegó a casa con los deberes y me comentó: _”Hoy nos toca estudiar los derechos del niño”

“¿ Y las obligaciones del niño?”- pregunte ante su mirada de desaprobación.

“Nooooo, eso no me lo han mandado”- me contestó.

“Entonces tus deberes están incompletos, ya que aprenderás sólo una parte del tema, porque no existen derechos sin obligaciones y enseñar la mitad de una ecuación es igual que educar a un tuerto; un ser que aprenderá a ver las cosas disociadas y a apreciar sólo una parte del entero.”

Lo más interesante de un derecho es que indefectiblemente le impone obligaciones a otro. Es decir, para que tú tengas un derecho, alguien tiene que tener una obligación y si el otro no cumple con su obligación, tu derecho no existe.

Por eso los derechos del niño son el resultado de las obligaciones de los padres y en su ausencia, del estado.

Por lo cual, la interconexión entre los derechos y las obligaciones resulta fundamental, porque el cumplimiento de tus obligaciones son lo que crea el derecho de otra persona.

Tu derecho al paro, al subsidio, a la educación pública, a la sanidad, a la seguridad y a la protección se generan a partir de los impuestos que pagan los trabajadores de su salario y los empresarios de sus ganancias.

Esa carga impositiva que deja de percibir aquel que trabaja y genera, la percibe el enfermo, el estudiante, el pensionista, el parado y todo aquel que es subsidiado de alguna manera por el estado.

El dinero al que el trabajador o el empresario renuncia de forma obligada, es dinero que él no percibe ni disfruta y supone en realidad, horas de trabajo que no cobra, para cubrir los gastos del estado.

Todo trabajador que paga impuestos dona determinadas horas al mes de su trabajo para cubrir tus derechos y tus prestaciones.

Mi hijo me miraba desconcertado._” ¿Pero no es el estado quien paga todas las prestaciones? ” me preguntó, sin comprender que un estado es tan sólo el encargado de administrar el fruto del trabajo de las personas.

El creía que el estado era el proveedor del dinero y educado en mirar con un solo ojo, había obviado totalmente al verdadero generador del capital administrado.

¿Y entonces, por qué todos odian a los que trabajan y a los empresarios?_ preguntó.

“Porque han sido educados como tuertos”

JR

“El Espacio Creativo”

Tengo la costumbre de trabajar en espacios pequeños, porque la inmensidad me deja siempre sin palabras y sin pensamientos.

Hay algo en los espacios abiertos que nos relaja y nos deja mudos y silenciosos por dentro.Las playas, el mar, la montaña, me relajan y es sólo cuando estoy en esos espacios inmensos, cuando me siento realmente de vacaciones.

El pensamiento surgió siempre en la cueva, en espacios cerrados en donde el hombre se encuentra ensimismado y confrontado a sus carencias y necesidades y abocado a crear y a crearse soluciones, sin escapatoria.

Crear está ligado a la subsistencia y no hay mejores obras, que aquellas que se escriben y se realizan con desesperación.

Y no hay subsistencia posible, sin creatividad.

¿Quién escribe, sino está carcomido por las ideas que le zumban en la cabeza?

¿Quién crea, sino es por la necesidad de inventarse algo nuevo, sean soluciones científicas, tecnológicas, literarias, políticas, personales o económicas?

La creatividad se alimenta de cierto grado de anhelo y de los fanáticos.

Los tibios no crean, los tibios disfrutan y transitan tranquilos por la época que les toca, acomodándose a todo y sin sentir el ardor de tener que cambiar nunca nada.

¡Y yo cómo les envidio!¡Quién pudiera ser tan feliz! Reconociendo a tiempo la insignificancia de nuestra nimia existencia, en un mundo milenario de millones y millones de nadies. Pero unos “nadies” que en dos mil años crearon un mundo.

La creatividad se dispersa en la inmensidad, los cuadros se acaban a puertas cerradas, los libros se escriben a puertas cerradas, los licenciados se gradúan a puertas cerradas, los descubrimientos científicos se hacen a puertas cerradas y los inventos se plasman a puertas cerradas.

Si abres las puertas, la creatividad se te escapa por la ventana.

Hay que crear y crearse adentro.

En la reunión de padres de primero de primaria la maestra me dijo muy preocupada que mi hijo siempre estaba mirando por la ventana. Tenía 5 años y quería escaparse al patio a cada rato. Era normal, ¿quién no quiere escapar?

Pero si todos escapamos por la ventana al patio y a la playa ¿quién crea? ¿Quién piensa y cambia el mundo?

La creatividad no es un halo de luz agradable y suave que uno espera y recibe con alegría, sino un tipo de radiación contaminante de la que uno no puede, ni debe escapar.

Por eso los creativos se instauran unas rutinas con horarios rígidos y los respetan como si fueran condenas.

A la creatividad hay que hacerle un espacio; uno pequeño, sencillo y sin distracciones, hay que alimentarla con quietud, con horas de trabajo y de aburrimiento.

Hay que cerrar las ventanas y con el recuerdo del patio, de la playa, del mar, de la montaña, hay que inventarse un mundo nuevo.

JR

“NUBE SIN ALMA”

Se acercó intrigado y me preguntó: _¿Qué es la “nube”?

Es el lugar en donde suelo estar cuando intentas contarme tus cosas. El lugar en donde trabajo, estudio y aprendo; me informo y progreso, juego y cotilleo.

Aquel lugar que me eleva, pero que jamás me llevará al cielo.

Pero volvió a preguntarme:_¿Qué es la “nube”?

Es ese lugar mágico en donde no existen las distancias. En donde me encuentro con mis amigos, sin necesidad de ponerme los zapatos y me despido de ellos, sin sentir el calor de sus abrazos.

Donde encuentro un consejo sin una mano tendida y un consuelo sin pañuelos, lloro sin mojar un hombro y río a carcajadas en emoticonos.

Es un lugar que me transporta y me lleva a descubrir nuevos mundos, sin tener que hacer las maletas.

El lugar en donde me conecto con todos aquellos a quienes tengo lejos; mientras los que están a mi lado anhelan mi presencia.

Es un lugar misterioso, que hace que todo parezca cerca, que todo parezca fácil y que todo parezca posible.

Un lugar parecido al que me encuentro cuando escribo; conectado pero ausente.

Adonde estoy cuando no respondo a ningún nombre, cuando soy sordo a tu llamado, a tus pedidos, a tus urgencias.

Y me respondió:_”Pues entonces, “llueve”.

De vez en cuando, baja de tu nube y lluéveme un poquito.

Transforma tanto aire en agua, alquimiza el vacio y conviértelo en materia.

Baja al mundo y llueve cargado de contenido y de cosas nuevas; de ideas, de risas con ruido y de abrazos apretados.

Llueve y moja la tierra con todo lo nuevo que has aprendido del aire, porque sin lo real, nada cunde. Y sin la experiencia, nada está vivo.

Llueve mucho y llueve fuerte porque ninguna otra cosa hace crecer a un alma.

Sólo la acción lo logra y es en la tierra, en donde todo germina.

Llueve, baja de la nube y “VIVE”.

J.R

29/8/2014

“Una carta de amor, será tan solo un calco, una copia frugal del sentimiento, una carta de amor, no es el amor, sino un informe de ausencia” Mario Benedetti.