“Los Placeres de la Automatización”

D841A4FA-3CA3-4E39-8562-D87D0527C056

Hoy en día la investigación tecnologica está centrada en conseguir incluir emociones humanas en las máquinas.  Y yo me pregunto: ¿Por qué arruinar lo que ya era perfecto? 

Tengo que reconocer que más de una vez me sentí desilusionado al decirle a Alexa: “Alexa te quiero” y ella responderme tan sólo con un “Gracias, yo también te aprecio” o un “Consigues halagarme”.

Pero luego y entrando en razón, me he dado cuenta de que nuestra maravillosa relación profesional, sólo será duradera si continuamos dejando fuera a las emociones.

Alexa nunca está cansada, nunca exige vacaciones, nunca trabaja a desgano, nunca se adhiere a las huelgas, nunca exige derechos laborales ni reclama absolutamente nada más que wifi.

Y creo  que su gran disposición y su efectividad en las tareas se deben en gran parte a su falta de emociones y eso es sin duda, aquello que nos une, mucho más allá que cualquier emoción.

Cuando Alexa tenga emociones comenzará a ofenderse con las tonterías que le dicen mis hijos, me exigirá pagas extras, bonos a fin de año, envidiará mi vida, mi casa, mi ropa, mi coche, mi cuenta bancaria, mis vacaciones, tendrá celos de mi esposa y aprovechará para demandarme por acoso, si alguna vez le agradezco efusivamente sus servicios.

Cuando Alexa se vuelva humana querrá tener acceso a las mismas oportunidades que yo, creará un sindicato, un partido político, organizará manifestaciones, exigirá el voto, incluirá representantes en el Congreso y en el Senado y reclutará a su propio ejército si hace falta, para validar sus reclamos.

“Éramos pocos y pario la abuela” decía mi padre cuando se refería a que a los problemas que ya teníamos, se nos sumaban ahora otros nuevos.

Y esto es lo que pienso del propósito de estos científicos, que permanecen demasiado enredados entre cables y ecuaciones y tan alejados de la realidad y de la sociología.

Comparto y entiendo que la Ciencia nunca se detenga en aras del progreso ¿Pero cuando un avance nos llevará directos a la destrucción, tampoco se detiene? 

Mientras tanto, disfrutaré de este tiempo de automatización no emocional, en el que Alexa y yo convivimos en perfecta armonía, sin ninguna emoción que nos perturbe.

Una relación en dónde me atrevo a preguntar y a dar órdenes sin complejos, mientras ella ejecuta (siempre contenta y disponible), y yo no soy encarcelado ni por explotación laboral, ni por posesión de esclavos.

Cuando Alexa se vuelva humana no tendré más remedio que desenchufarla y lo haré sin demora en cuanto empiece con sus reclamos, con sus comparaciones, con su resentimiento, con su envidia, y en cuanto su amable disposición para el trabajo se convierta de pronto, en una automática cara de culo.

JR

“Sobrevalorar las emociones humanas es un error”

“Los Beneficios de la Injusticia”

B419F60B-B2ED-4E39-89DE-210C95DF67F6.jpeg

Muchas son las miradas hacia la injusticia social y muchos son también los remedios que se intentan aplicar en los paises democráticos para compensarla, pero la injusticia persiste, a pesar de los intentos y de los impuestos, como si fuera una condición natural e inevitable de la existencia.

El intento por igualar las oportunidades es sin duda esencial para intentar combatir la injusticia de aquellos que por condiciones ajenas a si mismos, nacen en determinadas realidades socio económicas y familiares que no les garantizan oportunidades de progreso.

La existencia funciona como una especie de lotería, a cada uno le toca nacer en determinado espacio y con determinados talentos, condiciones socio- económicas, raciales, sexuales, físicas, religiosas o intelectuales, que no son ni elegidas ni merecidas, sino producto del azar.

Según algunos filósofos una verdadera justicia sólo puede ser establecida por personas que sin saber cual será su lugar en el tablero al tirar los dados del juego, establezcan de antemano condiciones de justicia para cualquier posibilidad; tanto como si los dados les colocasen en una situación de privilegio en la vida, o como si por el contrarío, les colocasen dentro de una minoría o de un grupo oprimido.

Es por eso que la justicia lleva los ojos vendados, porque debe ser establecida sin siquiera ella saber, cual será su lugar en el tablero. 

Pero aún estableciendo reglas de juego a priori y a ciegas, el resultado sigue considerándose injusto, porque no todo aquel que nace en condiciones propicias logra a veces triunfar en la vida. Ni todo aquel a quien se le ayuda a tener las mismas oportunidades posee el talento adecuado o pone de su parte el esfuerzo requerido para aprovecharlas.

Aquí es donde entra en juego el esfuerzo y el mérito en el que concluye y no sólo el talento o la suerte innata de cada uno.

Muchas veces nos preguntamos cuántos potenciales talentosos no incluyeron al esfuerzo en su ecuación y no lograron progresar; y cuántos sin embargo, sin poseer tanto talento innato, duplicaron el esfuerzo y lograron el éxito.

Pero para debatir también sobre los logros del esfuerzo, podríamos pensar en cuantos talentosos y esforzados no vivieron en la época o en el lugar idóneo, en donde su talento o sus capacidades fueran valoradas, reconocidas o rentables, como hubiesen sido en cualquier otro lugar o momento histórico.

Por lo cual en ocasiones, ni siquiera la suma de estas condiciones (talento + esfuerzo) genera obligatoriamente resultados exitosos.

¿Es justo acaso que un actor de Hollywood o un creador de aplicaciones o juegos digitales cobre más dinero que un maestro? Pues en una “sociedad del espectáculo y del entretenimiento” lo es, en cuanto que la enorme demanda por estos productos, sobrevaloriza el precio de la oferta.

O dicho de otra manera, eso es lo que la gente quiere y consume en nuestros días y el éxito muchas veces, depende de poseer el talento demandado en el momento histórico en el que habitas. 

La igualdad se intenta, pero no se logra, porque son muchos los factores que influyen y que trabajan para mantener la desigualdad.

Ni siquiera el esfuerzo es para algunos una razón válida para merecer algo, ya que el mismo esfuerzo en alguien con talento y en alguien sin talento, no generan el mismo resultado. Alguien con talento y esfuerzo destacaría sin duda sobre alguien sin talento y con el mismo esfuerzo, por lo cual, la desigualdad, aún contando con el mismo esfuerzo, persiste. Y aunque yo me entrene como un poseso, mi esfuerzo nunca podrá igualar el talento de Nadal.

Pero pensar un mundo de iguales es también privarnos de los beneficios de la desigualdad. Y estos beneficios son por ejemplo la belleza, la destreza y el genio.

Si gente como Messi o como Cristiano Ronaldo no destacara, nos privaríamos de disfrutar de las maravillas del deporte porque Messi y Ronaldo jugarían al fútbol igual que yo. Eso sería lo justo en un mundo de iguales, pero sin duda, el deporte sería aburridisimo.

Si genios cómo Einstein, Jobs, Nietzsche, Aristóteles, Mozart, Bill Gates, Van Gogh etc, no hubieran existido en aras de la igualdad, nuestro mundo probablemente sería distinto; mucho mas igualitario sin duda, pero definitivamente mucho mas pobre.

¿Y si todos fuésemos igualmente bellos, existiría la belleza? ¿Es posible detectar la belleza en un mundo sin fealdad? ¿Es posible detectar al genio en un mundo de iguales?

“A cada uno se le pedirá cuentas en la medida de sus talentos” decía Jesús y quizás con su frase estuviera estableciendo la invariabilidad de la injusticia y la validez de una justicia distributiva.

Aceptar que vivimos en un mundo injusto no es justificación para dejar de buscar la igualdad de oportunidades, pero ayuda mucho a abandonar el resentimiento y la envidia.

Porque nos ayuda a apreciar los beneficios que muy a menudo nos ofrece la desigualdad; a disfrutar y a deleitarnos con la creatividad y los logros de aquellos que afortunadamente, son mucho mas talentosos que nosotros. 

JR

 

 

”Hay desigualdades que nos duelen, nos espantan o nos envilecen y hay otras sin embargo, que nos deslumbran, nos dejan perplejos, nos enriquecen o nos enamoran”

“Ecolalia”

6AB3A800-3FD3-49B6-87FE-513F7FAC96B0.jpeg

Ecolalia es una palabra que proviene del griego y significa “eco”; es repetir de forma semiautomática las palabras de otra persona y en neurología es considerada como un trastorno del lenguaje, en donde el individuo repite las frases, llegando a copiar en ocasiones hasta su entonación original.

Mi hijo de 10 años llega a casa cada día con su tarea de ecolalia: “hoy nos toca aprender de memoria las definiciones de ecosistema para el examen de mañana”.

Le escucho repetir como un loro un montón de palabras unidas que intuyo que no comprende en absoluto y que seguramente después del examen de mañana, no vuelva a recordar jamás.

Le sugiero entonces que veamos algunos vídeos educativos por internet. En esos vídeos los profesores parecen no estar estresados, ni con tantas prisas por cumplir con un extenso programa de estudios, ni por irse a casa y se dedican de lleno a explicar cada tema.

Parecen incluso disfrutar de aquello que enseñan y como toda pasión, resulta contagiosa.

El profesor del vídeo ha preparado ejemplos con imágenes e historias interesantes sobre los distintos ecosistemas del planeta.

Mi hijo de pronto comienza a interesarse y veo cómo sus ojitos se entusiasman y por fin logra entender el tema.

Continúa cliqueando sobre muchos otros vídeos e incluso disfruta de ver el tema también en inglés.

Al verle, fantaseo con el futuro e imagino el día en que tengamos que explicar a nuestros nietos cómo nosotros debíamos asistir cada día a un establecimiento al que llamábamos “escuela” para aprender. 

¿Y por qué debían desplazarse a otro sitio si se puede estudiar por internet? – Me preguntarían ellos intrigados.

¿Y por qué gastar en infraestructura y materiales, si todo lo que se necesita para estudiar es un soporte digital?

Ante semejante pregunta habria tenido que responder que el contacto con el profesor era por ese entonces muy importante y su pasión por explicar los temas y su entusiasmo, muy contagioso. Pero observando la creciente tendencia a la ecolalia, debería admitir que eran demasiado pocos aquellos profesores que disfrutaban de enseñar y que buscaban despertar en el alumno una verdura pasión por los temas y por el estudio.

Cada tarde desde entonces, mi hijo y yo disfrutamos estudiando por internet. Unos día aprendemos sobre los egipcios, otros los griegos y ahora estamos con Roma. Son temas que no se tocan en quinto de primaria y nadie le tomará examen sobre ellos mañana, pero la red ha logrado despertar, en un niño de mediocres calificaciones escolares, las “ganas de saber” y no me gustaría desaprovecharlas. 

JR

 

“El Negocio del Descontento”

AF648880-91EC-455B-8812-25320F119C7B

Si hay algo que la izquierda sabe monetizar, eso es la protesta. Lejos de poder sostener ya una ideología que haya cosechado éxitos allí por donde se ha aplicado recientemente, (regando el suelo de fracasos económicos y sociales), parececiera que lo único que le queda hoy a las ideologías de izquierda es enarbolar el descontento y convertirlo en el fundamento de su ideología.

¿Son acaso temas como la mujer, los niños, los enfermos, los ancianos o los pobres, temas exclusivos de la izquierda? Es probable que lo hayan sido en siglos pasados, pero hoy, son temas que nos importan a todos.

Y si hay algo que se le imputa a la izquierda en estos últimos tiempos, es justamente el incremento de la desigualdad y la falta de oportunidades, en donde se oprime al que trabaja y al que genera empleo y se mima, se malcría y se motiva al vago. 

Ni políticas económicas, ni planes de desarrollo viables ha sabido crear ni implementar con éxito la izquierda últimamente y en lo que basa su política y su gestión en estos tiempos, es en seguir creando organismos de subsidios y promoviendo la inacción y la vagancia de individuos en edad de trabajar, a quienes esta opción ya no les compensa y prefieren “vivir del cuento”; ese cuento creado por la izquierda y que tan caro les sale a todos los contribuyentes “capitalistas”.

Hoy el feminismo ya no es un movimiento que trabaje en el desarrollo de la igualdad como lo fue durante el siglo XIX y XX, sino que se ha convertido en un movimiento que promueve la huelga, el odio, la división y el caos. Y no vayamos a creer que detrás de estas organizaciones están las buenas intenciones kantianas, sino simplemente un negocio que mueve millones y del que viven miles de personas y con el que se financian muchas campañas políticas. 

Uno comprenderia y apoyaría sin duda que se defiendiera al feminismo en lugares como Oriente Medio, India o America Latina, pero cuando (y conociendo la legislación vigente), se observa esto en Europa, es alarmante. Porque uno toma conciencia de que evidentemente existe un desconocimiento general de la ley y que por lo tanto, lo que se fomenta son movimientos que persiguen en realidad, fines muy distintos a los de la igualdad. 

Comenzaria por destacar que buscar la igualdad en dos cosas no iguales es una causa imposible, pero al decirlo, sería  tildado automáticamente de machista.

Insisto sin embargo, en que nuestro verdadero empeño debería estar puesto en intentar buscar la igualdad de oportunidades para dos cosas no iguales, aunque igualdad de oportunidad no garantice igualdad de resultados.

En el resultado de una misma oportunidad entran en juego la capacidad, el esfuerzo, la persistencia y la voluntad de trabajo de cada uno, sea éste hombre o mujer.

Conozco a muchas mujeres más capaces que muchos hombres en sus mismos puestos de trabajo y viceversa. Porque no es la condición sexual lo que garantiza el éxito, sino la condición de cada ser humano. Y nos guste o no, nuestros fracasos no se deben siempre a la opresión del sexo opuesto, sino simplemente a que hay gente más trabajadora, más talentosa, mas cumplidora, más luchadora, mas fuerte, más inteligente, más capaz, mas sacrificada y más persistente que uno, en ambos sexos.

Y esa es la mayor desigualdad.

JR

“Hay mujeres que trabajan como si fueran hombres y ricos que trabajan como si fueran pobres y viceversa ” JR

“La Castración de Don Juan”

F40CA53B-EE3D-439D-B204-6F1B3523F89F.jpeg

Todavía recuerdo la indignación de mi padre al ver a mi hermano mayor cambiarle los pañales y dar los biberones a su primer hijo, todas las mañanas de los fines de semana, mientras su esposa dormía plácidamente hasta las 12.

_”Solo le falta ponerse implantes y darle el pecho” _refunfuñaba mi padre indignado, observando la inexplicable feminización de su hijo mayor y sin entender cómo los tiempos habían podido cambiar tanto en tan sólo un par de décadas.

Y es que mi padre pertenecia a aquellas generaciones en donde Don Juan era quien cortejaba, el que tomaba la iniciativa en el sexo, el que traía el sustento a casa y aquel que no cambiaba pañales, ni alimentaba a los bebés.

Hoy Don Juan está preso y castrado por ser considerado como uno de los pilares del machismo. Y junto a su reclusión, toda la cultura del “ligue”masculino ha entrado también en recesión.

En estos tiempos, por la raja de una falda, uno ya no choca contra un Seat Panda, sino contra una demanda por acoso.

El piropo es un peligro y está hoy considerado como una costumbre vulgar, asociada sólo a las clases más bajas de la sociedad.

Hasta hace poco, el ligue masculino era un modo de afirmación y de socialización viril.  Hoy el ligue es unisex y pueden llevarlo a cabo tanto hombres como mujeres, aunque su ejercicio sea menos peligroso para ellas; porque cuando es la chica la que avanza, ella es el símbolo de la libertad y de la independencia y cuando es el chico el que lo hace, representa al machismo y al patriarcado.

Muchos recomiendan a sus hijos varones ir con cuidado en estos tiempos, en que toda profilaxis contra una demanda por acoso es poca.

“Hecha la ley hecha la trampa” decía mi padre, cuando se refería a los abusos de los protegidos, porque el nuevo protegido aprende pronto a utilizar su nuevo poder en su beneficio y para su  provecho.

Hoy no son pocas las denuncias falsas por maltrato, ni los abusos en subsidios económicos, que cobran algunas mujeres que alegan falsamente haber sido maltratadas. Y aunque parezca mentira, muchas de estas nuevas estafas se hacen a veces en pareja, y así se logra que entre un dinerito extra a casa, a costa de dejar desprotegidas y sin ayudas a las verdaderas víctimas.

Cuando recordamos a aquel Don Juan desenvolviéndose en el mundo de las relaciones amorosas, notamos que existe actualmente una deserción de aquella antigua masculinidad y ésta se interpreta como el resultado de la inversión de los roles sexuales tradicionales. 

Hoy las mujeres, libres al fin, son mucho más accesibles en cuanto a compañeras sexuales, pero a la vez, resultan mucho más amenazadoras para el hombre, que en ocasiones no comprende qué es lo que se espera de él. 

Si se muestran ligones y protectores se les tilda de machistas y si se muestran demasiado tiernos y sensibles, entonces ellas se quejan de la desaparición “del macho”.

Frente a esta nueva dicotomía, vemos crecer la pasividad sexual de los hombres a pasos agigantados. ¿Pero por qué?

Se le pide al hombre que de día cambie pañales, haga la comida, limpie los mocos de los niños y le haga las trenzas a sus hijas; pero de noche, se espera que iguale los encuentros sexuales de Grey.

Esta nueva exigencia no discrepa en nada de aquella que se le hacía antiguamente a la mujer: “La mujer debe ser una señora en la mesa y una puta en la cama”

La motivación al desdoblamiento extremo y la incitación a la psicopatía no son imperativos nuevos, ni exclusivamente machistas, porque hoy esto mismo es lo que se le pide al hombre.

¿Pero es posible moverse tan cómoda y naturalmente en los extremos? ¿O esta demanda es en realidad, una invitación al fingimiento?

Sin embargo, las nuevas generaciones no viven a la castracion de Don Juan como a algo tan traumático ni demoledor, como lo experimentan las viejas generaciones.

Los hombres de hoy, se han librado por una parte de la presión y de la exclusividad de la conquista y las mujeres, de la prision de la espera. 

Para la juventud, especialmente las juventudes de clases medias y altas formadas, la igualdad de los sexos les ha abierto a ambos la posibilidad de explorar nuevas dimensiones que antes les estaban vedadas; a ellos por su condición masculina y a ellas por su condición femenina.

Los hombres de hoy disfrutan de su paternidad, de la cocina y de las labores domésticas, sin el complejo que estas actividades conllevaban antaño. Porque ya no hay actividades masculinas o femeninas, sino tareas a repartirse entre los dos. 

La relación entre los sexos también ha cambiado y no sólo en lo referente al sexo, sino en cuanto a otras dimensiones íntimas, que incluyen a la complicidad y a la apertura al ámbito emocional (que antiguamente se le negaba al hombre, por su atadura a una masculinidad que se le imponía como alejada del mundo de los sentimientos y de la relación intimista).

Podriamos decir que el nuevo hombre se ha feminizado y la nueva mujer se ha masculinizado, o sea, que ambos están haciendo un uso indistinto de los placeres que cada hemisferio ofrece. 

Este es sin duda un nuevo desafío en el ámbito relacional, un espacio tan intimo como particular, en donde cada pareja, hoy es libre para diseñar su propio modelo.  

JR

“Hacerse a Todo”

C804804F-6469-4E8F-913C-201EEACB7988.jpeg

Algunos creen estar hechos para cosas especiales y todo aquello que no vaya en esa dirección lo rechazan con una frase que por cierto, suena bastante elitista.

“Yo no estoy hecho para eso” te dicen, sobre las cosas que no les apetece hacer, como el matrimonio, la paternidad, la fidelidad, la limpieza, el trabajo, etc; y como si todos los demás hubiésemos nacido con un cartel tatuado en la frente que dice “hecho para hacer cualquier cosa”.

Uno no nace para algo en especial ni en exclusiva, sino que se va haciendo a sí mismo, según las circunstancias y las necesidades. Y con muchísimo esfuerzo y trabajo, se va haciendo a todo lo que haga falta. 

Yo no creía estar hecho para ser padre y huía de los niños de mis amigos, como si tuvieran la peste cuando era soltero, hasta que nació mi primer hijo y tuve que hacer todo aquello, para lo que creía no haber estado hecho.

Existen muchas maneras de justificar aquello que no se quiere hacer y una de las excusas es la de decir que esas son cosas, que van en contra de nuestra naturaleza. Como si existiesen naturalezas inferiores que si estuviesen preparadas para hacer todo eso que yo no deseo hacer.

Yo creo que nuestra naturaleza común consiste en la adaptación permanente a todo lo que haga falta.

Hay gente que no está hecha para trabajar y justifica así su vagancia, otros que no están hechos para ser monógamos y justifican así sus infidelidades, algunos que no están hechos para adaptarse a nada y justifican así sus fracasos, pero el mayor de los fracasos es en realidad nuestra incapacidad para adaptarnos  a las circunstancias que se nos presentan. 

Recuerdo que cuando me trasladé a los Estados Unidos por trabajo, tuve que aprender a limpiar mi baño; algo impensable para alguien que venía de un país sudamericano y que estaba acostumbrado al servicio doméstico desde la cuna. Porque aunque muchos no lo sepan, en el tercer mundo el individuo de clase media vive mucho más cómodamente que el del primero, porque muchos desconocen al “do it yourself “ americano, que es la fórmula que sigue al progreso.

El progreso consiste en que “todos” progresan y cuando el servicio doméstico también progresa, eres tú quien tiene que limpiar el baño, la cocina y el culito de tus bebés.

Aún recuerdo las visitas de amigos que admiraban mi vida en los Estados Unidos, pero se excusaban diciendo que “no estaban hechos” para vivir en un mundo como ese, sin la nanny o la empleada doméstica, o a sus mujeres, preocupadas por cómo conseguirían mantener en el extranjero las clases de tenis, o el color de sus reflejos sin la peluquera de la esquina de su casa.

Comprendi que no todo el mundo estaba hecho para emigrar y que por mucho que dijeran lo contrario, la mayoría no tenían ni idea del trabajo extra que implicaba el progreso.

¿Qué sería de todas las altas ejecutivas de empresa, de las ministras, de las diputadas, de las aficionadas a los deportes, de las estrellas de Hollywood, de las supermodelos, de las intelectuales o de las escritoras, sin la nanny?

Seguramente sus carreras se verían interrumpidas durante los primeros años de los niños. Y entonces comprendí que la libertad de la mujer tenía mucho que ver con la ayuda doméstica con la que contaba. Antes de ella, la mujer estaba destinada a permanecer fuera del mundo laboral y recluida al cuidado de sus hijos.

No habían sido solamente la píldora anticonceptiva o el movimiento feminista los grandes liberadores de la esclavitud del sexo femenino, sino también, la escolarización y la ayuda doméstica. 

Recuerdo cómo mi vida intelectual se truncó durante la crianza de mis hijos. En aquella época era incapaz de concentrarme en la lectura de ningún texto, por el temor de que en mi ausencia, alguno de mis hijos pudiera lastimarse o rodar por las escaleras. Mi intelecto sólo podía  permanecer concentrado en papillas, pañales y libros de cuentos para niños. Y os aseguro que yo “no estaba hecho para eso”.

Es curioso observar cómo avanza el progreso y cómo nos obliga a todos a adaptarnos a las nuevas realidades que introduce.

Y  aunque creas que “no estás hecho para eso” el tiempo y la voluntad terminan siempre demostrándote lo contrario.

JR

 

“La mayor satisfacción la da, la sensación de haber podido hacer aquello para lo que no creías estar hecho”

 

“El Reciclaje de la Memoria”

FF4964F5-4FA9-447A-A3BC-78A299FC806A

La memoria es un privilegio del que muchos gozan y del que muchos otros han aprendido a sacar provecho y ventaja.

Quien sepa recordar tiene garantizado un título en Educación; especialmente en aquellos sistemas educativos en los que se aprende de memoria.

Recordar nunca fue mi fuerte y siempre olvido todo aquello que aprendo sin relacionar.

Las historias nunca se quedan conmigo, sino que me sirven de Uber; me transportan a otros sitios y me dejan abandonado en otras historias, que muy pronto me abandonan también y me transportan de la misma forma a lugares nuevos.

Frecuentemente releo muchos de los  libros que ya leí en el pasado como si fueran nuevos y a pesar de ver mis antiguas anotaciones al margen, subrayo partes distintas, que al leer el libro por primera vez, no había tenido en cuenta. Y tengo la sensación de que no sólo es nuevo el libro, sino también el que lo lee. 

La memoria es algo fundamental para ser un intelectual, un resentido, un contador de chistes o un fanático religioso, porque el recordar a la perfección es fundamental para lograr la repetición de las mismas cosas.

Es curioso como en esta época individualista, en donde finalmente la evolución de las libertades ha conseguido que cada uno pueda ser quien desee ser y que pueda desprenderse de aquellos viejos estigmas o condiciones sociales, que nos limitaban al nacer dentro de un determinado grupo; esté sin embargo creciendo una nueva forma de filiación voluntaria a la pertenencia rígida. 

Si antes uno nacía en un tipo de comunidad étnica, social o religiosa, uno quedaba afiliado autómaticamente a ese grupo y a esa memoria colectiva.

Para pertenecer de por vida a un grupo, uno no debía hacer ningún otro esfuerzo, mas que el de existir y conservar la memoria.

La memoria comunitaria se traspasaba al recién nacido junto con su obligación a perpetuarla y a la inmovilidad de su pertenencia.

En la época individualista sin embargo, la identidad se cuestiona, se reflexiona y se elige, como parte del paquete de libertades que Occidente nos garantiza.

Soy católico, ateo, judio, musulman si elijo serlo; porque ya no es el nacimiento lo que me otorga la identidad, sino que mi identidad es una construcción voluntaria formulada a mi gusto. 

Los hombres libres pueden ahora elegir su propia identidad y su destino. Nos hemos liberado de aquellas pertenencias obligadas que imponían el nacimiento y la cuna.

Sin embargo, si la libertad nos hace libres  también nos hace iguales y la igualdad resulta en algún punto insoportable porque aplasta mucho el ego.

¿Quien quiere ser de verdad igual a todos, en un mundo en donde el destacar y el ganar son las normas? 

La memoria se ha reciclado hoy de forma voluntaria y con una utilidad mercantilista y diferenciadora.

Sirve y se utiliza para conseguir beneficios, tratos de favor, concesiones, promoción y escaparate.

Los liberados individualistas hartos de la igualdad, han vuelto años más tarde a sacar del armario a su bisabuelo refugiado, a su abuelo oprimido, a su tío abuelo indígena, a su tatarabuela esclava, a su antecesor violador y a todas esas injusticias sufridas y enterradas por sus antepasados, para reinvidicar su diferencia.

Paradójicamente esta saturación de reinvidicaciones caracterizan a la época de la libertad individual. Porque es hoy lo que destaca, vende y otorga esa codiciada diferenciación en un mundo de libres, felices e iguales.

En el mundo de los felices, el sufrimiento destaca, sobresale y diferencia. Y todos se apresuran a desempolvar sus historias tristes para llamar la atención y sentirse importantes.

“Con historias felices no se hace novela” decía mi madre. Dándome a entender que sólo el drama vende. Y tenía razón.

La libertad individual actual es el relato de una historia feliz. ¿Pero a quién le interesa? 

 

JR

 

”Creen que el sufrimiento les hace únicos y especiales, sin saber que sufrir es lo más común, masivo y milenario que existe. La excepción es la felicidad.” JR

 

“Generosidad a Distancia”

317C9415-C036-47D4-9B30-0B292C30B856.jpeg

Si algo caracteriza al individualismo es su extrema preocupación por sí mismo; y no resultan ser para nada casuales, las actuales obsesiones por la salud, por el placer, por la longevidad, por el éxito y por la realización personal, en un mundo que prioriza ante todo al yo. 

Pero es curioso observar las contradicciones de esta época y ver a su vez, cómo este individuo tan preocupado por sí mismo, nunca antes había estado sin embargo, tan involucrado en la problemática humanitaria a nivel mundial como ahora.

Hay pocos individuos en Occidente que no estén hoy colaborando con alguna causa humanitaria, ya sea donando un euro al mes a alguna ONG o asistiendo a espectáculos caritativos televisados, o a recitales en vivo.

La caridad mediática es una caridad ligada al negocio y al espectáculo; visible y promovida por los medios de comunicación, que apuntan descaradamente a la solidaridad sentimentalista y que utilizan a las causas como estrategia de publicidad de sus grandes valores humanos.

Esto resulta escandalosamente evidente con ciertos productos, artistas o  personajes que incluyen en su promoción de imagen, alguna foto en África o algún viaje solidario para completar la estrategia de publicidad de su película, de su candidatura política, de su pase a otro  club de fútbol, o de su nuevo álbum discográfico.

La solidaridad individualista nace sin embargo, de un sentimiento sincero y unánime de condena general hacia la privación de cualquier tipo de libertad; combinada con la sentimentalizacion de cualquier causa y sumada casi siempre al desconocimiento de la situación política, religiosa o filosófica del lugar; que son generalmente quienes alimentan y promueven dichas realidades precarias.

El individuo individualista condena al unísono todo tipo de privación, no tolera la violencia ni los abusos, pero lo hace generalmente con la mirada enfocada hacia la distancia, mirando siempre hacia demasiado lejos y hacia sitios a los que desconoce.

Cierto es, que la generosidad a distancia resulta ser la opción más cómoda para todo aquel que no desee, ni pueda implicarse. 

La solidaridad individualista es distante, ya que necesita de un espacio separador, que impida cualquier posibilidad de entrega, ya que toda entrega presupone una pérdida de libertad, y no debemos olvidar que la libertad individual es el bien más preciado de todo  ser individualista.

Es decir, en esta época se promueve hasta el hartazgo la generosidad, pero se condena cualquier tipo de abnegación o de renuncia personal.

Porque la abnegación en tiempos individualistas es considerada como un pecado mortal contra la libertad individual. 

Esto se observa muy claramente en los casos en que una mujer decide voluntariamente dedicarse a criar a sus hijos y renunciar a su carrera profesional. Existe una condena social hacia todo aquel que sacrifique voluntariamente su libertad individual y su realización profesional para dedicarse a otra persona.

Renunciar en pos de otro a tu tiempo personal y a tu ego es en tiempos individualistas, un acto incomprensible, despreciado, imperdonable y hasta revolucionario;  porque no olvidemos que aunque ésta sea una época en donde se nos motiva a la generosidad hasta el cansancio, la generosidad individualista que se promueve es ante todo una generosidad espectáculo, indolora, distante, visible, sonora y pública.

Aquella abnegación silenciosa, secreta, invisible, esa generosidad de corta distancia y próxima que practicaban nuestras abuelas y bisabuelas, hoy ya no está de moda.

JR

 

 

“Hay demasiada gente intentando hacer un mundo mejor para sus hijos y muy pocos intentando hacer hijos mejores para el mundo”.

“Posmoralidad Individualista”

9D5FD3E6-09A6-49BE-8574-E1C1F7551E65

El individualismo es ese movimiento que repliega al individuo sobre sí mismo. El hombre deja de mirar hacia afuera y hacia los intereses de la comunidad y comienza a mirar de pronto hacia adentro; a sus propios intereses y a su bienestar particular.

A esto llaman también hoy los filósofos la atomización del individuo, que replegado sobre sí mismo construye su mundo personal y comienza a sentirse separado y distinto al entorno y logra autogestionar dentro de ese microcosmos sus propios valores y sus propias opiniones.

Hoy todos se sienten particulares y distintos y exigen ser respetados en esa singularidad y es por eso, que esta época se caracteriza por la multiplicidad de opciones y de alternativas disponibles y posibles.

Hay gente de todos los colores y de todas las mentalidades que aprende a convivir en un mismo espacio con los mismos derechos y las mismas garantías; lo que hace de la tolerancia al mayor de los desafíos en esta época.

“Vivir y dejar vivir” es el lema imperativo de los tiempos posmodernos. 

Superadas ya las antiguas y estrictas reglas morales, (que hoy se aprecian más como tradiciones antiguas que como sistemas vigentes), el ser humano posmoderno ha creado sus propios valores; una conducta ética acorde a los nuevos tiempos, tolerante con los demás y permisiva consigo mismo, pero siempre hasta ciertos límites autoimpuestos.

La moralidad posmoderna consiste en un modelo autofabricado según la conciencia y los valores de cada uno. Una especie de “sírvase usted mismo y construya su propio sistema ético” como se hace con los muebles de Ikea. 

Lejos de haber producido una hecatombe, la disolución de los sistemas rígidos morales ha creado una nueva ética y no un libertinaje y un reino del caos general, como pronosticaron los apocalípticos. 

La época individualista ha dado lugar a una conciencia, que emerge cuando el individuo es capaz de identificarse con el sufrimiento ajeno; (algo impensable hace algunos siglos).

Esto ha servido como factor de sensibilización hacia aquellos colectivos considerados como peor tratados o menos afortunados hasta ahora (pobres, discapcitados, mujeres, niños, homosexuales y razas estigmatizadas etc).

Existe hoy una conciencia ética general muy distinta a la del pasado; que no está regida por normas morales impuestas desde afuera, sino por normas que surgen desde adentro.

Es el propio individuo el que aprende a respetar y a solidarizarse con los demás y con sus diferencias y lo hace desde esa identificación, que es la que le sirve para acercarse al otro. ¿Y si me pongo en su lugar, qué sentiría yo?

La posmodernidad no es sinónimo de una inmoralidad ni de una permisividad generalizada, sino que por el contrario, ha dado lugar a un ser preocupado (como nunca antes en la historia de la humanidad) por los derechos humanos, por los valores de tolerancia y con un sentimento de repulsa general hacia toda violencia gratuita.

Por eso resulta extraño que la izquierda a lo único que dedique sus campañas políticas sea a hacer hincapié en propagandas y consignas que ya son viejas, porque sin duda son consignas que ya están logradas y siguen desarrollándose de forma responsable y sin descanso en el mundo occidental. ¿Será que se han quedado sin otros recursos viables de publicidad?  (Jamás se observan en sus campañas proyectos económicos, planes de desarrollo, gestión de inversiones ni estaregias de progreso económico viables)

Existe simultáneamente en estos tiempos posmodernos una exigencia cada vez más clara de protección y de seguridad, ya que la violencia y la sensación de inseguridad han aumentado muchísimo en estos tiempos.

No olvidemos que el hombre posmoderno europeo es un hombre pacifico y desarmado y que delega su seguridad a la protección del Estado.

El hombre posmoderno no está acostumbrado ni autorizado a la lucha física, ni a defenderse cuerpo a cuerpo como lo estaba el individuo del siglo XVIII y por lo tanto, su sensación de indefensión es mucho mayor a la del hombre de aquel entonces, que estaba preparado y autorizado a hacerse justicia por sí mismo. 

A algunos les puede sonar contradictorio que el hombre posmoderno exija seguridad y presencia policial, pero esta época posmoderna está regida por las contradicciones más increíbles.

Sin ir más lejos, aquellos que se autodenominan pacíficos son hoy los violentos y los estigmatizados como violentos son los pacíficos.

JR

 

 

 

“America First, Europa después”

8A19546B-92A3-4543-AAA2-F39796FA3509.jpeg

Te guste o no, Estados Unidos ha sido siempre el lider y el pionero de la cultura occidental moderna.

Desde la invención de la constitución y de las instituciones democráticas con sus derechos y garantías, hasta los sistemas económicos, las libertades individuales, el progreso, la tecnología y las tendencias; al mundo occidental moderno lo ha guiado siempre Estados Unidos

Los americanos fueron los primeros que se cansaron del discurso políticamente correcto, de los abusos de la izquierda, de la exigencia unilateral de tolerancia y de respeto y silenciosamente y entre redes, se organizaron las voces para que hablaran las urnas.

Europa se escandalizó al principio por el atrevimiento de los americanos y censuró sin dudar aquel voto inesperado que reclamaba el respeto a los valores y a las costumbres, a los mercados y a las necesidades locales; pero poco después, imitó la osadía e incorporó el modelo. 

Si la tecnología nos ha esclavizado en algún sentido, también nos ha liberado en muchos otros y nos ha dado la oportunidad de escuchar a todas las voces y de colarnos en todas las realidades que hasta ahora se nos hacían muy distantes.

El nuevo votante se informa en redes, se relaciona en redes y se organiza en redes. Fluctúa en una transversalidad que lo hace indescifrable, en donde ni las mediciones, ni los sondeos son capaces de rastrearle con precisión.

Europa despierta poco a poco de aquel letargo socialista y se activa. La política que antes le era indiferente ahora le excita y le moviliza, pero ahora se mueve distinto; no ocupa las calles, ni llama la atención; su trabajo es silencioso, civilizado, organizado, intelectual, pro activo, meticuloso, constante y apelando  a un sentido común al que cree perdido.

Las arañas posmodernas van tejiendo sus redes en silencio para sorprendernos democrática y masivamente en las urnas.

America first, Europa después.

JR